email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

KARLOVY VARY 2022 Competición

Crítica: The Ordinaries

por 

- En su primer largometraje, Sophie Linnenbaum explora la división social desde la perspectiva del plató de una película

Crítica: The Ordinaries
Fine Sendel (izquierda) y Denise M'Baye en The Ordinaries

Ganarse la vida como una persona sin identidad, sin nombre específico ni objetivos concretos. Lo que podría sonar como una carga vital para cualquiera es literalmente el único propósito existencial de los protagonistas de The Ordinaries [+lee también:
tráiler
entrevista: Sophie Linnenbaum
ficha de la película
]
, el primer largometraje de Sophie Linnenbaum. Su foco de interés es la gente común, los personajes en segundo plano, en lugar de los resplandecientes protagonistas o los superhéroes. La película ha tenido su estreno mundial en la competición principal de la 56.ª edición del Festival de Karlovy Vary. Al igual que en sus anteriores cortometrajes, Out of Frame y PIX, Linnenbaum vuelve a presentar una mirada sobre el mundo a través de un universo en el que la jerga cinematográfica se ha convertido en un entorno vivo. Como un Dios omnipresente, sus personajes existen para entretener a un espectador desconocido. Sus vidas están determinadas por una "banda sonora", "cortes" y "monólogos" personales. Los habitantes se dividen en personajes principales, personajes secundarios y clasificaciones más bajas, como fallos de película, errores de casting o, lo que es aún peor, tomas descartadas. Como explica la protagonista, Paula (Fine Sendel), un personaje secundario que aspira a convertirse en protagonista, su brillante mundo se ve constantemente alterado por estas fuerzas que atacan su trama perfecta. De hecho, su padre, un "personaje principal muy importante", fue asesinado en el pasado durante un motín.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El legado de su padre es lo que impulsa el viaje de Paula para encontrarse a sí misma y cuestionar la jerarquía, el sistema cinematográfico y el Instituto (como se conoce al órgano de gobierno). En medio de grandes secuencias musicales, filmadas por el director de fotografía Valentin Selmke, en un conmovedor homenaje al Hollywood clásico, ni siquiera los personajes principales, coloridos e idealistas como su mejor amiga Hannah (Sira Faal) y su familia pueden ayudarla a averiguar qué pasó con su padre y por qué no hay registro de él. Para aprobar el examen de personaje protagonista en la escuela, quiere conectarse a su memoria y ver "flashbacks" de su carrera como protagonista.

Sin embargo, la criada Hilde (Henning Peker), un error de casting, la orienta en la dirección adecuada. No debe revisar el archivo de los personajes principales, los únicos que vale la pena documentar y recordar en esta distópica La La Land, sino "la otra lista". ¿Es posible que su padre fuese realmente una toma descartada que fue eliminada de la película? ¿Y qué significaría eso para Paula y su lugar en este mundo?

Presentando una multitud de referencias, homenajes visuales y bromas cinematográficas dirigidas a los espectadores, el debut de Linnenbaum se divierte al crear un universo paralelo, en el que nuestros recuerdos y los clichés cinematográficos tienen un propósito más profundo y oscuro: volver a entrenar nuestra mirada. El personaje secundario anodino o el protagonista perfecto son objeto de relectura. Se subraya constantemente la idea de que todo el mundo puede ser importante, a diferencia de las jerarquías sociales de este mundo cinematográfico y de nuestra realidad. Es fácil detectar cierta crítica a los medios de comunicación en la historia de Linnenbaum, que explora la idea de ser especial simplemente por el estatus y la exposición, mientras examina la idea de ser único, especial y capaz de lograr cualquier cosa por defecto, una noción ampliamente conocida por los millennials. The Ordinaries pone el énfasis en contar nuestra propia historia a las personas adecuadas.

Este mensaje simple se ve amplificado por los paralelismos sociales que Linnenbaum incluye en su historia, sin demasiada sutileza. Las tomas descartadas acaban relegadas a la parte trasera de un autobús, mientras que el miedo de los personajes principales a ser "reemplazados" resulta demasiado familiar, evocando eventos y movimientos históricos reales. El vestuario, inspirado en la moda de los años 50 y 60, transmite la sensación de una época pasada, en la que el negocio de las estrellas de cine era inmenso, y la discriminación era aún mayor. Linnenbaum llama la atención sobre estos problemas, pero no presenta una respuesta universal. No hay una gran revolución a la vuelta de la esquina. Tal vez solo algunas ideas sobre las que reflexionar. Sin embargo, ideas que acaban un tanto ensombrecidas debido a un final demasiado conformista.

The Ordinaries es una producción de las alemanas Bandenfilm, ZDF y Filmuniversität Babelsberg Konrad Wolf. The Match Factory se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy