email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

NIFFF 2022

Crítica: L’Année du Requin

por 

- Ludovic y Zoran Boukherma surfean la ola de los placeres veraniegos y los escalofríos para hacer una ingeniosa revisión de Tiburón, como artesanos de discrepancias y desvíos

Crítica: L’Année du Requin
Marina Foïs, Jean-Pascal Zadi y Christine Gautier en L’Année du Requin

"Aquí nunca había pasado nada. Lo único que hacía la gente era sentarse en la arena y observar las olas". Bienvenidos a La Pointe, una pequeña ciudad costera en el suroeste de Francia donde el programa de radio local "Bernard and Bernard" se regocija con los 38 grados de temperatura y el sol deslumbrante, sin preocuparse lo más mínimo por los agoreros catastrofistas del calentamiento global. Pero los peces de la zona lo ven de otra forma, ya que cada vez se ven obligados a migrar más al norte. Uno de ellos luce unas peligrosas y aterradoras mandíbulas de 1,2 metros de ancho y disfruta de unas vacaciones veraniegas, nadando y degustando aperitivos locales en la nueva película de los hermanos Ludovic y Zoran Boukherma, L'Année du Requin, que ha tenido su estreno mundial en el 21.º Festival Internacional de Cine Fantástico de Neuchâtel (NIFFF), antes de su estreno en Francia el 3 de agosto (de la mano de The Jokers/Les Bookmakers). Estamos ante un desastre a punto de ocurrir, procedente de otro lugar y acechando bajo la superficie del océano en La Pointe, en un contexto de negación que recuerda a tiempos pasados. Sin embargo, una vigilante obsesiva, la sargento jefe Maja (Marina Foïs), logra abrirle los ojos a todo el mundo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Cómo se diferencia esta película del precedente insuperable marcado por Steven Spielberg con Tiburón (1975)? Jugando con la división entre la seriedad y la extravagancia sin caer nunca en la parodia, combinando con éxito la comedia y la ansiedad, y pintando un retrato peculiar (al mismo tiempo cáustico y cariñoso) de la vida provinciana, mientras sigue la estela de una heroína obstinada (atrapada entre el sentimiento ultrapatriótico que inyecta en su deber como oficial de policía y el malestar indescriptible que siente a pocos días de su jubilación anticipada) que no estaría fuera de lugar en una película de los hermanos Coen.

Sospechas, un cadáver y la confirmación de un peligro muy real, una acalorada reunión pública entre el alcalde y los empresarios locales, el cierre de playas y las reacciones a esta decisión ("Están empeñados en enfadarme. El año pasado la COVID, ahora un tiburón... ¿Qué será lo próximo? ¿Extraterrestres?"), pesca frente a la costa con un cebo ensangrentado, la captura del enemigo, el honor que acompaña a esta hazaña y la reacción cuando la bestia escapa y ataca de nuevo, una llamada a los expertos de la isla Reunión, la crucifixión pública de Maja, que se convierte en el chivo expiatorio de este caos local y en el objetivo de su venganza, y luego el duelo final… La trama de la película, ideada por los propios directores, avanza a un ritmo rápido, moviéndose entre el cine de acción y la comedia social y sentimental, con los agentes de policía Blaise (Jean-Pascal Zadi) y Eugénie (Christine Gautier) como los  desafortunados miembros del equipo que no paran de cometer errores, y Kad Merad como el paciente marido de Maja que, sin embargo, está preocupado por el tiburón de su mujer (y por las armas de fuego), que apenas oculta su orgullo, culpa y miedo a envejecer ("tenemos 50, no 80, todavía no estamos muertos").

Con su tercer largometraje después de Willy 1 [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
er [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
  (presentado en la selección ACID de Cannes en 2016) y Teddy [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
(proyectado en la Sección Oficial de Cannes en 2020), Ludovic y Zoran Boukherma confirman su talento cinematográfico al enfrentarse de forma casual y sin pretensiones a referencias cinematográficas imbatibles dentro del género, anticipándose a las comparaciones a través de su enfoque único (pequeñas variaciones bajo una fachada cómica, acción submarina perfectamente escenificada, una simplicidad narrativa bien pensada y la perfecta distancia en sus cariñosas representaciones de personajes). En definitiva, se trata de la receta ideal de una película inteligente, divertida y entretenida para disfrutar en verano.

L’Année du Requin es una producción de Baxter Films y Les Films Velvet, coproducida por France 3 Cinéma. WTFilms se ocupa de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy