email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS España

Crítica: Tenéis que venir a verla

por 

- Porque si no, os perderéis reuniones de amigos, ligeras y profundas, en la línea habitual de Jonás Trueba, la de hablar de grandes asuntos a partir de sensaciones cotidianas

Crítica: Tenéis que venir a verla
Irene Escolar, Vitor Sanz, Francesco Carril e Itsaso Arana en Tenéis que venir a verla

Habitualmente, en una película los personajes son presentados en los primeros minutos a través de acciones que les representan o de diálogos donde quedan dibujados. En Tenéis que venir a verla [+lee también:
tráiler
entrevista: Jonás Trueba
ficha de la película
]
, de Jonás Trueba, sus protagonistas no hablan ni hacen prácticamente nada: sólo escuchan (y miran). Ellos son dos parejas: las formadas por Elena (encarnada por Itsaso Arana) y Daniel (interpretado por Vitor Sanz) y, sentados con ellos en el café Central de Madrid, Guillermo (Francesco Carril) y Susana (Irene Escolar).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La cámara se va posando sucesivamente, durante unos instantes, en cada uno de ellos, mientras suenan los acordes y las palabras de la canción Limbo, de Chano Domínguez. Con esta escueta información el espectador ha podido imaginar cómo son esos personajes… y en qué momento vital se encuentran. Así comienza este film que, tras su estreno español el 17 de junio de la mano de Atalante, competirá en el Festival de Karlovy Vary, a primeros de julio.

Con un título que parece un imperativo para volver a las salas de cine, un mandamiento a medio camino entre el deber y la broma, Trueba lo coloca en boca de uno de los personajes y con él desata una pequeña crisis, de esas que ocupan nuestra atención a diario y se van con la misma rapidez con la que llegan… para ser sustituidas por otros recurrentes dilemas.

Pero todo esto lo narra apoyado en el humor, la naturalidad y la complicidad, no sólo entre el equipo artístico, sino, sobre todo, con el espectador. Porque este cineasta invita al público desde la primera secuencia a formar parte de ese grupo de amigos que pone sobre la mesa asuntos y conflictos que habitualmente asaltan a cualquiera: ¿soy feliz con la vida que llevo? y, sobre todo… ¿es mucho mejor la del otro? Tomar decisiones: esa es la cuestión.

Con una trama mínima salpicada de diálogos de tanta naturalidad que no parecen escritos, el director de Todas las canciones hablan de mí [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
logra transmitir sensaciones livianas, casi intangibles, pero reconocibles: el personaje de Sanz refleja magníficamente ese estupor, confusión y dejarse llevar que, al final, viene a ser la existencia de cualquier urbanita.

Quizás deje perplejo esta peliculita de apenas una hora de duración, inteligente, paradójica y algo bromista, que muestra cómo los cacareados cambios de vida no son tan idílicos, la naturaleza no está tan lejos o las parejas longevas se mueven empujadas por una armoniosa inercia. Tras su anterior trabajo XXL Quién lo impide [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jonás Trueba
ficha de la película
]
, ahora el siempre independiente Jonás Trueba ofrece este aperitivo de cine libre, una película mínima pero empática, sensitiva y ágil, cercana y algo triste, viva y contradictoria… como cualquiera de nosotros.  

Tenéis que venir a verla es una producción de Los Ilusos Films. De su comercialización a nivel internacional se encarga Bendita Films Sales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy