email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Un Certain Regard

Crítica: Metronom

por 

- CANNES 2022: La película de Alexandru Belc explora un amor con un negro destino en la Rumanía comunista

Crítica: Metronom

Para tratarse de un país que ha pasado más de cuatro décadas siendo un orgulloso miembro del club marxista-leninista, Rumanía es terriblemente reticente a la hora de explorar su pasado comunista en el cine. La situación mejora un poco con el debut en la ficción de Alexandru Belc, Metronom [+lee también:
tráiler
entrevista: Alexandru Belc
ficha de la película
]
, que compite en la sección Un Certain Regard de Cannes, ya que recrea cuidadosamente una época y muestra lo que sucede cuando un grupo de adolescentes llama la atención de la temida Securitate, la Policía Secreta con la que el dictador Nicolae Ceauşescu aterrorizó a todo un país hasta 1989.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El guion, escrito por el propio Belc, se centra en dos adolescentes: Ana (la excelente debutante Mara Bugarin, hermana menor de Ioana Bugarin, que recibió dos nominaciones a los Premios Gopo este año) y Sorin (Şerban Lazarovici, que ya interpretó a otra víctima del comunismo en Uppercase Print [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, de Radu Jude). Ambos están enamorados, pero un día, Sorin le dice a Ana que su familia ha recibido finalmente el permiso para emigrar a Alemania. Mientras Ana se esfuerza por no perder los ánimos, lamentando el fin de su relación, vemos a sus compañeros de instituto preparándose para hacer algo tan simple como escribir a un programa de radio. Sin embargo, estamos en 1972, y en la Rumanía comunista está prohibido escribir cartas a Radio Free Europe…

Lo mejor de Metronom es cómo logra recrear la Bucarest de hace 50 años. Otro logro impresionante es la ternura con la que la película explora la inocencia de sus jóvenes protagonistas, una inocencia que pronto se verá amenazada. En una industria cinematográfica donde los cineastas casi nunca se interesan por protagonistas femeninas o jóvenes, Metronom supone un soplo de aire fresco, mientras que Ana se convierte en un símbolo luminoso de cierta actitud ante la vida. Cuando uno entiende la diferencia entre el bien y el mal, ¿cómo puede elegir un poco de mal para salvarse? Se trata sin duda de una pregunta complicada…

Aunque estamos ante una ficción, Metronom está inspirada en los archivos de la Policía Secreta, y aquí encontramos el mayor defecto de la película: cuando eliges la historia real más relevante, el relato siempre será predecible, porque todo el mundo la conoce. Y este problema se hace aún más palpable cuando hay otra película rumana que toca el mismo tema (aunque los acontecimientos se sitúan en el presente, mostrando las consecuencias de una traición durante los últimos años del comunismo). Ni siquiera queremos nombrar esa película (es una ópera prima que compitió en la sección Cineasti del Presente de Locarno en 2013), porque estropearía totalmente Metronom, cuyo final es realmente fácil de arruinar.

Belc también juega sobre seguro al escoger a Vlad Ivanov (el villano favorito del cine rumano durante los últimos 15 años) para interpretar a Biriş, el oficial de la policía secreta que interroga a Ana después de ser arrestada junto a sus amigos durante una fiesta. Aunque sus escenas juntos son muy efectivas a la hora demostrar el profundo contraste entre la inocencia de una víctima y el abuso de poder por parte de un hombre que se ha ganado la vida aplastando la inocencia, también resultan un tanto artificiales, haciendo que los personajes sean menos "reales", como simples representaciones de dos mentalidades muy diferentes.

Metronom podría haber sido mejor, pero sigue siendo una película impactante, enfrentándose a la audiencia para preguntarles qué harían si estuvieran en la situación de cierto personaje. La mayoría de nosotros diría que nunca haría eso, pero es algo muy fácil de decir desde la distancia que nos brinda la historia. Metronom ofrece un contexto para esta pregunta, demostrando que nunca debemos dar por sentada una respuesta directa.

Metronom es una producción de Strada Film International (Rumanía), coproducida por Midralgar (Francia). Pyramide Films se ocupa de los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy