email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SOLEURA 2022

Crítica: (Im)mortels

por 

- El conmovedor segundo largometraje de Lila Ribi es una auténtica declaración de amor a su abuela centenaria, un personaje inolvidable

Crítica: (Im)mortels

Si el hecho de filmar a su abuela a lo largo de los años le ha permitido a la directora suiza Lila Ribi conocerla mejor, apropiándose de los pequeños gestos que la caracterizan, el resultado de este trabajo titulado (Im)mortels permite que esta misma imagen pueda proyectarse mucho más allá del círculo limitado de aquellos que tuvieron la suerte de conocerla. En efecto, porque Greti (así se llama la abuela de Lila) es un personaje profundamente conmovedor, complejo pero extremadamente genuino, con una sabiduría y fragilidad que parecen brotar de la propia naturaleza, a la que está unida de forma especial.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Después de dar sus primeros pasos en el mundo del documental con el cortometraje Spaghetti alle vongole, presentado en el Visions du réel de Nyon y en el Festival de Cine de Locarno en 2009, la cineasta estrenó en 2016 su primer largometraje, Silent Revolution (proyectado en Visions du réel en 2016 y en Soleura en 2017). Con (Im)mortels, que ha tenido su estreno mundial este año en las Jornadas de Soleura (donde compite por el premio principal), Lila Ribi confirma su gran capacidad para establecer una relación profunda con sus personajes a partir de la observación y la escucha atenta, buscando algo que va más allá de la propia imagen.

(Im)mortels es una película que se desarrolla en dos partes: por un lado, retrata los últimos años de la vida de Greti, la abuela centenaria de la protagonista, y por otro, cuestiona el misterio de la muerte y las diferentes perspectivas sobre lo que viene después. La respuesta a esta pregunta es precisamente lo que distingue a la abuela de la nieta: mientras que para la primera no hay nada, para la segunda las posibilidades están abiertas. A través de un intercambio perfectamente calibrado, la directora hace malabarismos con el retrato de su abuela, a la que está muy unida, tras haber pasado con ella gran parte de su infancia, y las conversaciones con los distintos "expertos" en el tema: un pragmático neuropsiquiatra de vocación; un psicólogo que trabaja en cuidados paliativos en un hospital, donde está en contacto diariamente con las creencias de todo el mundo, y que se encuentra en el límite entre la ciencia y las convicciones personales; un médium que recibió el don de comunicarse con los muertos después de un accidente de coche, y un superviviente que, tras un parto complicado, experimentó una muerte inminente. Todos estos personajes, con sus valiosas convicciones personales, se confiesan frente a la cámara, creando una red de posibilidades sobre un tema considerado tabú en la sociedad occidental.

Sin llegar nunca a resultar pesada o lúgubre, (Im)mortels logra la extraordinaria hazaña de teñir el tema de la muerte, y el miedo que despierta su misterio, con un tono más ligero y tierno, gracias a la presencia de Greti. Su pragmatismo, no exento de un humor cautivador, descarta todos los mitos ligados a la edad, pero también al género. Como un "gato extraño" (una frase escrita en la puerta de su casa), la abuela de la directora se expresa frente a la cámara sin rodeos, aferrándose a su idea de la "nada" que sigue a la muerte. Sin embargo, su sencillez esconde mucho más de lo que pueden expresar las palabras, algo que la cámara se esfuerza en revelar: la necesidad de apoyarse en los lugares que siempre la han protegido, como su pequeña casa de campo, su jardín, sus mermeladas y chocolates, el miedo a perder el control sobre su cuerpo, el dolor de los recuerdos.

La relación sincera y profunda entre la abuela y la nieta nos acompaña a lo largo de la película, haciéndonos soñar con una eternidad utópica (del cuerpo como lo hemos conocido). Sin embargo, a pesar de la partida de Greti, el amor que las une nunca podrá desvanecerse, y esta es la única certeza que necesitamos.

(Im)mortels es una producción de Cornelia Seitler y Brigitte Hofer para Maximage GmbH Filmproduktion, que también se ocupa de los derechos internacionales de la película.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy