email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SOLEURA 2022

Crítica: Aya

por 

- Lorenzo Valmontone y Thomas Szczepanski nos transportan al metafórico y metafísico desierto de Calais, acompañados de Zimako y Lydie, dos almas a la espera de una imaginaria redención

Crítica: Aya

Después de su conmovedora película Jumping the Shadows [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
(dirigida junto a Steven Blatter), seleccionada por varios festivales, entre ellos Visions du Réel, Lorenzo Valmontone vuelve a las Jornadas de Soleura en compañía de Thomas Szczepanski para presentar Aya (que compite por el Premio de Soleura): un retrato sincero, lleno de humanidad, sobre dos almas perdidas que intentan sobrevivir a la letárgica monotonía de una vida que parece dispuesta a tragárselos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Atrapado en un dantesco círculo infinito del que no resulta fácil escapar, Zimako —un migrante togolés que vivió en la “Selva de Calais”— y Lydie —una voluntaria que ayuda a todos los que han viajado a Calais en busca de una vida mejor— están unidos por un pasado similar marcado por los abusos y la violencia. Zimako es un personaje fascinante y complejo, marcado por un pasado hostil y superviviente de una odisea migratoria que todavía tiene que terminar. Zimako, con su oscuro sentido del humor que le permite analizar el presente de una manera muy personal y desgarradora (cómo no emocionarnos cuando revela su sueño casi delirante de una carrera en Hollywood), es un reflejo de nuestras propias debilidades y fragilidades.  

En la primera parte, Lydie parece acompañar en la sombra a este personaje sobreestimulado e hipersensible; es una especie de álter ego que vive de los vestigios de un pasado donde ambos parecían haber encontrado su razón de ser. De hecho, Zimako era conocido en la “Selva de Calais” por ser el impulsor de un proyecto educativo que animaba y ayudaba a otros a aprender francés, mientras que Lydie ayudaba a los migrantes por medio de acciones concretas para crear conciencia entre los habitantes y políticos de la ciudad de las complicadas condiciones de vida en la “Selva”. Sin embargo, a través de la lente de Valmontone y Szczepanski, la aparente discreción y reserva de Lydie se convierten en una determinación tenaz. A pesar de un pasado que podría haberla destrozado para siempre (treinta años bajo el yugo de un marido alcohólico y violento), la hipersensible Lydie nunca ha dejado de luchar o de soñar con un futuro más humano, tolerante e inclusivo.

Mientras Zimako parece deslizarse poco a poco hacia un fanatismo iluso y delirante, Lydie mantiene los pies firmes en el suelo, quizás demasiado, como un testigo reacio al profundo malestar social contra el que sabe que ya no puede luchar. “Esta película nació del deseo de retratar seres humanos, a través de imágenes, en todas sus paradojas, grandezas y debilidades”, explican los dos directores, como para recordarnos que no todos somos tratados de la misma manera, a pesar de la fachada de igualdad.

A través de imágenes poéticas y “estremecedoras” de Calais, que a veces recuerdan al lejano Oeste, Valmontone y Szczepanski animan al público a adoptar el mismo ritmo que Zimako y Lydie, una fuerza obsesiva y letárgica basada en rituales diarios que adquiere un valor casi sagrado. Aya (que significa “viento” en Mina, la lengua materna de Zimako) nos hace cuestionarnos la sociedad en la que vivimos, pero también la identidad, o más bien la identidad negada. La vida de un migrante conlleva incertidumbre y una gran cantidad de espera, como explicaron los dos directores, y eso es lo que retrataron visualmente en su película: una vida construida a partir de momentos de esperanza y desesperación, alegría y dolor, como el propio viento, que aparece casi en cada secuencia. Aya es una película grabada con emoción, inteligencia y urgencia, buscando una realidad que está cambiando trágicamente ante nuestros ojos.  

Aya ha sido producida por la productora ginebrina Take Time Films, que se encuentra buscando distribuidor para esta película.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy