email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BLACK NIGHTS 2021 Competición

Crítica: The Wait

por 

- La nueva película del finlandés Aku Louhimies es un relato feminista sobre el deseo que parece deducir algo que ya sabíamos

Crítica: The Wait
Inka Kallén en The Wait

En su entrevista con Cineuropa antes de la producción de The Wait, el director finlandés Aku Louhimies declaró: “El personaje principal bien podría ser un hombre. Su género es irrelevante: el elemento del amor es universal”. Pero la versión final de la película, que cuenta la historia de un tórrido triángulo amoroso y que se ha proyectado en la presente edición del Festival Black Nights de Tallín, no deja claro si los roles sociales de género tienen o no un control sobre sus personajes, y hace que la cinta resulte confusa en ciertos momentos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Inka Kallén interpreta a Elli, una mujer sonriente pero callada que vive en una idílica isla finlandesa en una casa grande con su marido (Aku Hirviniemi). En apariencia, ambos disfrutan de una vida tranquila juntos, enfatizada por las escenas de sexo que Louhimies graba como experiencias orgásmicas y edificantes. Estas escenas contrastan con la actitud introvertida de Elli y la tranquila atmósfera en la que se desarrolla la pareja durante el día, y que insinúa que ambos se encuentran lejos de las ideas tradicionales y conservadoras sobre la vida conyugal. La pareja está prácticamente aislada, y las escenas que muestran a Elli paseando sola entre la maleza y nadando desnuda en el mar sugieren que ha encontrado la paz en este estilo de vida inusual.  

Pero este aislamiento sugiere que esta vida puede no sobrevivir si es expuesta al resto del mundo y, seguramente, la llegada de una tercera persona lo pondrá todo patas arriba. Antes de la llegada de un viejo amigo de la pareja (Andrei Alén), el mero anuncio de la noticia por parte del marido hace que Elli inicie una limpieza frenética: después de todo, parece que los roles de género también existen en la isla finlandesa. Cuando el amigo llega, el marido (que resulta ser sacerdote) es ruidoso, despreocupado y totalmente ajeno a la tensión que aparece entre su huésped y su esposa.

Cuando los dos pasan tiempo juntos, nos enteramos de que está escribiendo una tesis sobre las mujeres en las películas de François Truffaut, que es un mujeriego al que no le interesa establecerse y, lo más importante, que él y Elli tuvieron algo. Louhimies prolonga demasiado la tensión sexual entre ambos, perdiéndola casi por completo en algunas escenas, y confiando quizás demasiado en escenas todavía más sexuales. Se habla mucho de que la habitación de Elli está justo debajo de la del huésped y de que el segundo oye los sonidos orgásmicos de sus amigos, pero Louhimies resalta estas cosas con demasiada frecuencia para que tengan mucho peso. De hecho, la película es bastante predecible hasta que ocurre lo inevitable: Elli y el amigo duermen juntos, y el marido los descubre.  

Sin embargo, a partir de este momento, la película se aventura en un territorio más inexplorado. En lugar de ocultar lo que ha hecho, Elli vuelve a dormir con el amigo de la familia, ante la mirada de su marido, y a la mañana siguiente, le pide perdón. Es una mujer que sabe lo que quiere y a quién ama, algo maravilloso de ver. Pero el hecho de que, de alguna manera, ya supiéramos con antelación que todo esto iba a suceder es el motivo por el cual The Wait está bastante desprovista de tensión dramática y sexual.

The Wait ha sido producida por la finlandesa Backmann & Hoderoff.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy