email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

GANTE 2021

Crítica: Animals

por 

- Nabil Ben Yadir firma un ejercicio cinematográfico radical al escrutar las últimas horas de un joven víctima de un salvaje crimen homófobo, y las horas que lo siguieron

Crítica: Animals
Soufiane Chilah en Animals

Una noche en el infierno. Brahim tiene treinta años. Es guapo, inteligente, afectuoso, y se preocupa por su madre y por su padre. Mientras su madre celebra su cumpleaños a lo grande con sus amigos, su familia y sus vecinos, Brahim parece inquieto. Espera a un amigo. Las presentaciones lo estresan, y las miradas de reojo de los que saben no ayudan a bajar la tensión. Cuando Brahim comprende que esa noche no podrá decirle quién es a sus seres queridos, huye hacia su destino trágico, que le hace cruzarse con cuatro chicos en un coche viejo. La presión sube rápido en el habitáculo. La comunicación imposible entre Brahim y estos cuatro chicos pronto se convierte en abuso verbal, y luego físico. Los cuatro chicos transforman la noche en terror, hasta la muerte. Al día siguiente, vuelve a salir el sol.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Animals [+lee también:
entrevista: Nabil Ben Yadir
ficha de la película
]
, preestrenada en el 48º Festival de Gante, está inspirada en una historia real que conmocionó a muchas personas, la muerte de Ihsane Jarfi, considerada jurídicamente como el primer crimen homófobo de Bélgica. La película arrastra al espectador a un viaje hacia el infierno. En su cuarto largometraje, Nabil Ben Yadir toma una decisión cinematográfica radical: rechaza evitar la violencia para enfrentarse a ella, tanto él como nosotros.

La historia se construye poderosamente en tres tiempos. El primer tiempo es una empresa viviente que da a conocer a Brahim; da vida, cuerpo y alma a la víctima. Seguimos de cerca, de muy cerca, a un joven muy bien interpretado por Soufiane Chilah. El cineasta trabaja con largos planos secuencia en formato 4:3 que nos sumergen en la vida de Brahim. Comprendemos sus fortalezas y sus debilidades, vemos el amor que lo rodea y las dudas que lo invaden. Encontramos a un hombre joven, sometido a interrogatorios que podrían ser los nuestros, los de nuestros hermanos, nuestros amigos. El formato cambia por completo cuando empieza la muerte. El final será inevitable, nadie puede ignorarlo, ni el público, ni los asesinos. Lo que impresiona no es tanto la violencia sino la indiferencia, no son tanto los golpes sino las risas burlonas, risas deshumanizantes, que celebran el nacimiento de los monstruos.  

De eso también habla Animals, de la fábrica de monstruos. Y del después. En un tercer movimiento asombroso, como un espejo, nos preguntamos: ¿Hay vida después del crimen, o mejor dicho, cómo puede haber una vida después del crimen? La película plantea varias preguntas, sobre todo esta: ¿Cómo escribir la violencia cinematográficamente? Difícil decirlo sin arriesgarse a disminuir el poder de decisión de la puesta en escena planteada por el director, pero éste, radical, crea repulsión al mismo tiempo que reflexión, enfrentando al espectador a una violencia sin filtro bastante incómoda.  

Animals, valiéndose de un arco narrativo potente, también nos interroga sobre los estragos de la masculinidad tóxica, y la dificultad de vivir en grupo, cuando tenemos pocas palabras para expresarnos, cuando hemos crecido en tierras quemadas por la violencia familiar y social. Nos enfrentamos al nihilismo total de una sociedad gangrenada por la violencia, una violencia tan incontrolable que suele ser puesta en escena como un espectáculo. En este contexto, resulta difícil definir cuáles son nuestros límites, cuáles son los del cineasta y cuáles son los de los actores. En su mayoría, actores no profesionales que aportan un realismo casi palpable, reforzado por el efecto “tiempo real” de los planos secuencia. Animals supone un shock, que no puede dejar indiferente, que desagradará a algunos y conmocionará a otros, y que primero sorprenderá antes de volver a la mente del público y (re)iniciar la reflexión.

Animals ha sido producida por 1080 Films y coproducida en Bélgica por Les Films du Fleuve y A Team Production, y Maje Productions en Francia. Wild Bunch gestiona las ventas internacionales. La película se estrenará en Bélgica en febrero, distribuida por Cinéart.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy