email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIAN 2021 Competición

Crítica: As in Heaven

por 

- Una intrépida joven observa el difícil parto de su madre en esta intensa cinta dramática de la debutante directora danesa Tea Lindeburg

Crítica: As in Heaven
Flora Ofelia Hofmann Lindahl en As in Heaven

Como dijo Morrissey en una de sus grandes obras musicales, antes de adoptar  desagradables posturas de derechas,“Heaven knows I’m miserable now” ("Dios sabe que ahora soy miserable"). Hay algo acerca de llevar una existencia marcada por las creencias religiosas, con la promesa de otra vida después de la muerte y el perdón de los pecados, que hace que la vida ordinaria parezca incompleta. Si el Señor espera acciones impecables y rectas, especialmente importantes para la corriente del protestantismo estricto que vemos en esta película, sus seguidores vivirán sus vidas en una paranoia constante, siempre acechados por las posibles consecuencias de un paso en falso. As in Heaven [+lee también:
tráiler
entrevista: Tea Lindeburg
ficha de la película
]
, el primer largometraje de la prometedora cineasta danesa Tea Lindeburg, se presenta como una respuesta audaz y apasionada a este tema. Aunque las comunidades religiosas como la que representa la película son cada vez más marginales, lo cierto es que la influencia de su principal apoyo, el patriarcado, sigue muy presente. La película se ha estrenado recientemente en la competición oficial de San Sebastián, donde impresionó especialmente al comité de selección del festival.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Además de ofrecer un mensaje de empoderamiento, Lindeburg también realiza un gran trabajo en otras áreas cruciales. La película mantiene un tono cuidadosamente controlado, que en un principio resulta sombrío y espeluznante, aumentando gradualmente la tensión. La interpretación protagonista de la debutante Flora Ofelia Hofmann Lindahl es poderosa, pero la forma en que Lindeburg la dirige es aún más notable. Inicialmente, la joven es la presencia activa que impulsa la historia, pero luego se ve obligada a asumir el papel de espectadora, lo que requiere de una interpretación más interna y reactiva. Por lo demás, esta película concisa, de menos de 90 minutos, carece de un elemento o desarrollo que la ayude a florecer debidamente. Se trata más bien de una inmersión cruda en la tiranía, en cierto modo pesimista, aterradora y pasajera, como las visiones que acechan irregularmente al personaje de Lindahl.

Estamos en Fionia, una isla danesa, a finales del siglo XIX. Lise (Lindahl) ha conseguido el permiso de sus estrictos padres, que se dedican a la agricultura, para irse a estudiar a un internado, lo que ayudaría a mejorar gradualmente las perspectivas de las mujeres de esta época. Aunque todas las secuencias de la película se desarrollan en el ambiente claustrofóbico de la granja, afortunadamente asistimos a pocas escenas sobre el cuidado del ganado o la recolección. As in Heaven se centra completamente en el esfuerzo de las mujeres (en muchos sentidos), los vínculos sociales y las demandas impuestas por el poder masculino. Aunque la madre de Lise, Anna (Ida Cæcilie Rasmussen), tiene más hijos de los que es capaz de contar (Lise es la mayor de todos), se encuentra en una fase avanzada del embarazo, y su difícil parto obliga a su hija a hacerse cargo de sus responsabilidades familiares, impidiéndole desarrollar su potencial.

Estamos ante un mundo supersticioso: Dios se mantiene en silencio, pero los personajes no pueden evitar buscar su presencia en cada acontecimiento, en cada brizna de hierba. En el caso de Lise, su escepticismo se debilita progresivamente. El cine danés sobresale particularmente con los dramas psicológicos, que involucran dinámicas de grupo inestables, desde el trabajo de Thomas Vinterberg hasta una película considerada como una de las más grandes de todos los tiempos: La palabra (Ordet), de Carl Theodor Dreyer (de la que Lindeburg parece tomar prestados ciertos aspectos visuales). La contradicción de As in Heaven, que resulta al mismo tiempo triste e inspiradora, se resuelve por sí misma: Lise debe desafiar a estas fuerzas que exigen conformidad y obediencia continua, especialmente por parte de las mujeres, aunque no estén envueltas en túnicas puritanas.

As in Heaven es una producción de la danesa MOTOR. LevelK se ocupa de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy