email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TORONTO 2021 Platform

Crítica: Arthur Rambo

por 

- Laurent Cantet disecciona con su habitual sutileza las diferentes facetas de la identidad, a través del tema de los explosiones ofensivas en las redes sociales y el relato de una caída en picado

Crítica: Arthur Rambo
Rabah Naït Oufella (centro) en Arthur Rambo

“¿Tú te das cuenta de lo que has escrito? ¡Los mensajes que transmites son repugnantes!”, “Tengo más de 200.000 suscriptores y ninguno me ha dicho nada”, “La provocación está de moda”, “No se puede defender lo indefendible”. En el universo paralelo de las redes sociales convertidas en un combustible mediático casi incontrolable y en un espacio de confrontación de opiniones violentas impulsadas por el anonimato, se mezclan la libertad de expresión más anárquica, la cultura del enfrentamiento y la propagación del odio. En Arthur Rambo [+lee también:
tráiler
entrevista: Laurent Cantet
ficha de la película
]
(el octavo largometraje del cineasta francés, Palma de Oro en 2008), Laurent Cantet se sumerge en la complejidad de esta vorágine contemporánea. La película se ha presentado en la sección Platform del 46º Festival de Toronto (y se dirige hacia el 69º Festival de San Sebastián).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El director analiza este tema apasionante con su inteligencia habitual y evita los prejuicios (algo no tan obvio en temáticas donde el juicio moral inmediato es el reflejo más natural), a merced de variaciones sutiles, pero da al conjunto un ritmo intenso (en 48 horas) a través del recorrido simbólico de un joven en pleno ascenso social cuyos lados de Dr. Jekyll y Mr. Hyde explotan en una atmósfera de tempestad y de naufragio. Un espejo individual tóxico que aparece de repente y que también es el reflejo distorsionado de varias fracturas realistas que atraviesan a la sociedad francesa.

Treinta mil ejemplares en las estanterías, más de 15.000 en camino y una reimpresión en suspenso: desde hace algunas semanas, la novela Débarquement, de Karim D. (un genial Rabah Naït Oufella) es el fenómeno del momento, ya que ofrece una mirada nueva y pertinente sobre los suburbios, la inmigración y la integración. El joven, ídolo de los medios, continúa en los círculos literarios parisinos el ascenso a la fama que empezó con su popular TV web. Pero mientras unos lo celebran y otros le abren las puertas del cine, surge un huracán. Salen a la luz centenares de tuits racistas, antisemitas, homófobos, misóginos, etc., que publicó con abyecto humor negro unos años antes bajo el seudónimo de Arthur Rambo, suscitando una reacción en cadena de acusaciones, pero también de explotación política y de fanáticos en los principales medios de comunicación nacionales. Atrapado en la tormenta, Karim D. tendrá que responder a su editor, a sus amigos parisinos, a sus conocidos de los suburbios, a su familia, a sus admiradores que se sienten traicionados y, sobre todo, a sí mismo la gran pregunta: ¿por qué?

Inspirado libremente en la historia del cronista radiofónico Mehdi Meklat, el guion escrito por Laurent Cantet, Fanny Burdino y Samuel Doux explora todas las ramificaciones de la doble personalidad de este Ícaro que se quema las alas en su búsqueda de la notoriedad, de la fama y de la ambición de superar las fronteras sociales fijas. La película (puesta en escena con un dominio sobrio y un uso eficaz de los textos y sonidos insertados) mantiene el equilibrio (algo que no es evidente) entre la reprobación del contenido de odio de los tuits y un mínimo de empatía hacia el personaje principal para ofrecer una mirada muy instructiva sobre una trayectoria catártica que simboliza a la perfección una modernidad caótica, donde una apisonadora unívoca se mezcla con la proliferación descontrolada.

Arthur Rambo ha sido producida por Les Films de Pierre y coproducida por Memento Films Production y France 2 Cinéma. Playtime gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy