email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

KARLOVY VARY 2021 Competición

Crítica: As Far as I Can Walk

por 

- El serbio Stefan Arsenijević vuelve con una sorprendente idea y una lograda película que narra la historia de dos refugiados africanos buscando su hueco en Europa

Crítica: As Far as I Can Walk
Nancy Mensah-Offei y Ibrahim Koma en As Far as I Can Walk

El director serbio Stefan Arsenijević, que irrumpió en el panorama internacional en 2003 con su cortometraje (A)Torsion, premiado con el Oso de Oro, y en 2008 presentó Love and Other Crimes [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
en la sección Panorama de la Berlinale, vuelve después de un largo paréntesis con un nuevo largometraje, As Far as I Can Walk [+lee también:
tráiler
entrevista: Stefan Arsenijević
ficha de la película
]
. La película se ha estrenado en la sección oficial de Karlovy Vary.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película es una libre interpretación de un famoso poema épico del folclore serbio, Banović Strahinja, que también es el título original de la película, y el nombre del personaje principal. Pero ahí está el truco: Strahinja, cuyo verdadero nombre es Samita (el actor francés Ibrahim Koma, conocido por Wùlu [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, de Daouda Coulibaly) es un migrante de Ghana, uno de los miles que terminaron en campos de refugiados de Belgrado después de intentar cruzar a la Unión Europea.

Cuando empieza la película, vemos a Strahinja y a su esposa desde hace tres años, la aspirante a actriz Ababuo (la ghanesa Nancy Mensah-Offei) en un tierno y apasionado abrazo en la litera inferior del dormitorio del campo de refugiados. La pareja, que ha solicitado asilo a las autoridades serbias después de haber sido deportada de Alemania, se ha instalado en Belgrado. Strahinja cree que vivir en Serbia no es mala opción, ha aprendido el idioma y espera ser seleccionado por un equipo de fútbol local.

Todo va bien, pero tras una noche de celebración, Strahinja vuelve para buscar a su esposa desaparecida. Se entera de que se ha marchado a Hungría con dos sirios. Sin perder ni un minuto, recoge sus cosas y va a ver a Aca (Nebojša Dugalić), el “jefe” de un grupo de taxistas que lleva refugiados a Hungría. Le ha traído “clientes” a Aca en otras ocasiones, y el hombre insiste en que le hicieron un hueco a su protegida en un coche abarrotado por cinco miembros de una familia siria. Nada impedirá a Strahinja encontrar a su esposa, ni siquiera la posibilidad de perder su derecho a asilo si abandona el país.

La película se desarrolla en otoño o invierno y, como tal, los colores son tenues, marrones y grises. Belgrado no destaca en la película: la cámara de la directora de fotografía Jelena Stankovi presenta el campo de refugiados como un lugar duro y con pocos recursos, pero limpio y bien gestionado. Cuando Strahinja se pone en marcha y se ve obligado a recorrer a pie la campiña húngara y a dormir en una mansión vacía en medio de la nada, la cámara de Stanković lo sigue desde atrás para enfatizar que el hombre está dispuesto a encontrar a su esposa.

Los refugiados son representados como pobres y arruinados, pero dignos, y al contrario que otras películas de temática similar, vemos personajes reales en Strahinja y Ababuo, con personalidades bien definidas, un pasado y esperanza en el futuro. Y ahí reside la mayor virtud de la película: ambos actores son magnéticos en la pantalla, sobre todo Koma, cuyo impulso y carisma chocan con el orgullo y la ambición obstinada de Mensah-Offei.

Una voz en off femenina lee fragmentos del poema épico que da título a la película. El editor Vanja Kovačević ajusta su ritmo decasílabo a las imágenes de Strahinja en movimiento. La idea de combinar la tradición serbia con temas de civilización modernos y actuales tiene sentido como concepto pero es irrelevante para la narrativa, que se desarrolla poco a poco, excepto al final de la película: su mensaje humano y conmovedor, que va más allá de los temas obvios, queda socavado por una ejecución demasiado acelerada. 

As Far as I Can Walk es una coproducción entre la serbia Art&Popcorn, la luxemburguesa Les Films Fauves, la francesa Surprise Alley, la búlgara Chouchkov Brothers y la lituana ArtBox. Soul Food, con sede en Belgrado, gestiona los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy