email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2021 Competición

Crítica: Seis días corrientes

por 

- Neus Ballús acompaña a un grupo de operarios en sus visitas domiciliarias para descubrir que hay un mundo variopinto, maravilloso y divertido aquí cerca, al otro lado de nuestros muros

Crítica: Seis días corrientes
Valero, Pep y Moha en Seis días corrientes

No se fíen de este título, porque Seis días corrientes [+lee también:
tráiler
entrevista: Neus Ballús
ficha de la película
]
, de Neus Ballús, en competición al Festival de Locarno 2021, no tiene nada de ordinario. Al contrario, el tercer largometraje de la cineasta catalana destila originalidad, atrevimiento y unas ganas locas de experimentar: con sus intérpretes, con el lenguaje fílmico, con las situaciones improvisadas, con la permeabilidad de su guion, con la espontaneidad de su trío protagonista, con lo extraordinario de lo cotidiano, etc… Un film de fluida naturaleza, que oscila entre el documental y la comedia mientras se inunda de surrealismo, sin dejar que el cine social más rancio –con el que a priori, por su temática, se le puede erróneamente asociar- se atasque entre sus cañerías.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Tres fontaneros son sus protagonistas. Entre ellos sobresale Valero, un tipo que no calla ni debajo del agua, con demasiados prejuicios en los bolsillos y un empeño imposible en conseguir bajar de peso; le secunda Pep, un ágil veterano que se va a jubilar pronto y que se considera a sí mismo un talibán del perfeccionismo profesional; y completa este trío fantástico Moha, marroquí que está a prueba durante una semana como posible sustituto del segundo y que esconde bajo su timidez a un muchacho de extrema sensibilidad.

Ballús, enamorada hasta las trancas de sus personajes, les ha puesto en situaciones variopintas y extravagantes en los seis escenarios que, a modo de episodios, se van sucediendo a lo largo del metraje de una película que, apoyada en el carisma de sus protagonistas, invita a conocer al otro, al extraño, al diferente y al vecino, para intentar comprenderlo y aceptarlo tal cual es.

Y, para ello, la cineasta se vale de la mejor herramienta para desatascar cañerías mentales: la sonrisa. Porque el humor irrumpe, como un fuga de agua, en todas y cada una de las visitas que hacen los técnicos a los distintos lugares donde se requiere su pericia manual. Y, sin desvelar la trama, esos domicilios son tan reconocibles como auténticos, llenos de vida y experiencias, de esas que alimentan el día a día de aquellas personas – y espectadores- que saben sacar lo mejor, lo más nutritivo y empático, de todas ellas.

Con guion inspirado más o menos en hechos reales, escrito por la directora junto a Margarita Melgar (pseudónimo tras el que se parapetan Montse Ganges y Ana Sanz-Magallón), Seis días corrientes retrata una humanidad cercana, pintoresca y magnética donde la rivalidad, los celos, la seducción, las exigencias, el perfeccionismo, la amistad y las relaciones interpersonales de poder tendrán destacada presencia, todo ello camuflado bajo una buena mano del ya mencionado –y abundante- sentido del humor.

Seis días corrientes es una producción de Distinto Films y El Kinògraf, que ha recibido el impulso del Máster en Documental de Creación de la Universidad Pompeu Fabra. Cuenta con la participación de Radio Televisión Española, Televisió de Catalunya y Movistar+. La película llegará a los cines nacionales en otoño de 2021, de la mano de Filmax. Internacionalmente la gestiona Beta Cinema.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy