email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

DOCAVIV 2021

Crítica: A Jewish Life

por 

- Los directores austriacos Christian Krönes, Florian Weigensamer, Roland Schrotthofer y Christian Kermer vuelven con un documental que se centra en el superviviente del Holocausto Marko Feingold

Crítica: A Jewish Life

Después de su película A German Life (2016), nominada a los Premios del Cine Europeo, que consistía en una entrevista al ex secretario de Goebbels y material de archivo, los directores austriacos Christian Krönes, Florian Weigensamer, Roland Schrotthofer y Christian Kermer vuelven con otro documental relacionado con el nazismo: A Jewish Life [+lee también:
entrevista: Christian Krönes y Florian…
ficha de la película
]
, acaba de estrenarse en la sección Israeli Competition del Docaviv.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Esta vez, el entrevistado es el superviviente del Holocausto Marko Feingold, un judío vienés que pasó su vida ayudando a los supervivientes a llegar a Palestina y luego se dedicó a conmemorar el Holocausto. Pero la parte más larga de su vida, de 1945 a 2020, año en que falleció a los 106 años de edad, sólo ocupa 20 de los 114 minutos que dura la película, y en ellos relata cómo, después del final de la guerra, tuvo que fingir que trabajaba para el gobierno italiano y sobornó a los oficiales italianos para enviar judíos a la frontera.

En el segmento de apertura, el hombre, elegante y distinguido, nos dice que es probable que la ira le haya permitido vivir tantos años. Después de describir su infancia en Viena, poniendo énfasis en sus experiencias entre los carteristas del parque Prater, y una temporada vendiendo abrillantador de suelos en Trieste con su hermano mayor, se lanza a disipar cualquier duda sobre la complicidad de los austriacos en el Holocausto.

Según Feingold, Hitler fue recibido en Viena como un salvador debido, en gran parte, a la pobreza en la que vivían los austriacos en esa época: una tasa alta de desempleo exacerbada por la falta de comida. “Algunas personas conseguían una ración decente de goulash”, afirma, así como el hecho de que él estaba allí en el infame discurso del Fuhrer. E insiste en que Hitler no hubiera tenido tanto éxito si el antisemitismo no hubiese estado tan instaurado. 

Otro elemento crucial fue la complicidad automática de la policía para localizar y registrar a los judíos en cada país que Hitler invadía, y Feingold lo debe saber, ya que vivió una odisea cuando huyó de Viena a Checoslovaquia, y luego hacia Polonia, sólo para terminar en Auschwitz como uno de sus primeros prisioneros. Después, fue recluido en Neuengamme, Dachau y Buchenwald.

Los codirectores emplean el mismo enfoque que usaron en A German Life: una entrevista en blanco y negro donde el sujeto está posicionado cara a cara en plano medio o en primer plano, con un par de tomas de perfil, intercaladas con material de archivo variado. Unas veces, está directamente relacionado con su historia, como una grabación privada de las aglomeraciones en Viena durante el Anschluss, y otras, son menos específicas, como películas educativas o de propaganda para el ejército de Estados Unidos. También tenemos la oportunidad de leer fragmentos de miles de cartas de odio que recibió a lo largo de varias décadas.

Ascética e intransigente, A Jewish Life es una película oportuna en una época en que, en varios aspectos, parecen reflejarse los acontecimientos que ocurrieron en la misma década del siglo pasado. En aquel entonces, no teníamos ni la tecnología ni la conciencia de advertir a las personas sobre el auge del fascismo a nivel global, pero ahora que podemos, parece que no hemos aprendido nada: sólo hay que comparar los artículos en The New York Times de 1923 y 2021, que declaran a Hitler “virtualmente eliminado” después del fallido “Putsch de Múnich”, y llaman al asalto al Capitolio “el fin de la era Trump”, respectivamente. A Jewish Life es una valiosa incorporación a la lista de documentales recientes que nos advierten y nos recuerdan que esos peligros se han vuelto más prominentes.

A Jewish Life ha sido producida por la compañía austriaca Blackbox Films. La compañía israelí Cinephil gestiona los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy