email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BELGRADE FEST 2021

Crítica: Betrayed

por 

- La cinta sobre el Holocausto de Eirik Svensson es una película bien hecha, pero no aporta nada original al género

Crítica: Betrayed

El cuarto largometraje de Eirik Svensson, Betrayed, es un drama sobre el Holocausto basado en hechos reales, que trata sobre la implicación del régimen noruego de Quisling en los crímenes contra los judíos, incluyendo el internamiento en campos de concentración y la deportación de hombres, mujeres y niños por mar y tren hasta Auschwitz, donde la mayoría fueron asesinados. La cinta se estrenó directamente en los cines de Noruega durante las pasadas Navidades, y se distribuyó posteriormente en el extranjero, así como en DVD y plataformas de VOD. Su proyección en el Festival Internacional de Cine de Belgrado supone su estreno en festivales, y probablemente será una de las pocas paradas de la cinta en el circuito internacional.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Seguimos la historia de la familia judía Braude. Benzel (interpretado por Michalis Koutsogiannakis, al que vimos en Millennium 3: La reina en el palacio de las corrientes de aire [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
), padre y propietario de una pequeña empresa, y su esposa, la costurera Sara (la experimentada actriz de cine y televisión Pia Halvorsen), son inmigrantes lituanos que mantienen las tradiciones judías. Por otro lado, sus hijos Charles (la estrella Jakob Oftebro), que actúa como protagonista de la cinta, Harry (Carl Martin Eggesbø) e Isak (Eilif Hartwig), así como su hija Helene (Silje Storstein), están completamente integrados en la sociedad noruega. Antes de la guerra, Charles es un boxeador famoso, y poco antes de estallar el conflicto se casa con su encantadora novia noruega, Ragnhild (Kristine Kujath Thorp, cuyo papel en Betrayed podría resultar fundamental en su carrera).

Entonces llega la ocupación nazi, y todos los Braude tienen que registrarse como judíos. Al poco tiempo, el padre y los tres hijos son detenidos y enviados a Berg, mientras que las mujeres y su vecina Maja (la actriz emergente Hanna-Maria Grønneberg) tienen que valerse por sí mismas y sopesar sus opciones, como escapar a Suecia a medida que aumenta la presión, que culmina con la confiscación de sus propiedades, los arrestos y la deportación a Auschwitz en el barco SS Donau en noviembre de 1942. En paralelo a la tragedia de la familia Braude, también asistimos a los preparativos de la gran operación liderada por el jefe de policía Knut Rød (Anders Danielsen Lie, conocido por Oslo, 31 de agosto [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Joachim Trier
ficha de la película
]
, 22 de julio [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
y Personal Shopper [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Artemio Benki
entrevista: Olivier Assayas
ficha de la película
]
).

El guion, a cargo de los veteranos Lars Gudmestad (Headhunters [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
) y Harald Rosenløw-Eeg (La decisión del rey [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Erik Poppe
ficha de la película
]
), presenta una serie de clichés habituales en los dramas sobre el Holocausto, como el choque entre las distintas visiones del mundo que tienen las diferentes generaciones de judíos, las actitudes de los policías y los burócratas, que suelen ser impersonales y frías (aunque a veces se convierten en falsa cortesía o directamente en sadismo), y la tensión que surge a raíz del dilema entre quedarse y obedecer o intentar escapar, arriesgando la vida y la integridad física, así como de las escenas en el campo de concentración y los intentos de esconderse en la ciudad. La estructura empleada en la primera mitad de la película, que consiste en saltos temporales entre finales de noviembre de 1942 y los años anteriores, se revela como otro truco muy recurrido, pero que aporta dinamismo a la obra.

La ejecución de Svensson en la dirección es sólida, y sus intenciones son claras. La elección estilística de emplear una paleta de colores oscuros en la dirección de fotografía, cortesía de Karl Erik Brøndbo, resulta adecuada, al igual que la banda sonora neoclásica de Johan Söderquist. Los actores tratan de provocar una reacción emocional en el espectador, y lo consiguen, aunque sus personajes se limitan a los arquetipos conocidos. El trabajo de Oftebro es convincente, en la piel de un protagonista que "nunca se rinde", mientras que Danielsen Lie provoca auténticos escalofríos como el antagonista frío y distante. Tal vez Betrayed no sea excepcional, ni aporte muchos elementos nuevos al subgénero del drama del Holocausto, pero es una película sólida y respetuosa.

Betrayed es una producción de la noruega Fantefilm. TrustNordisk se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy