email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VISIONS DU RÉEL 2021 Competición Burning Lights

Crítica: Way Beyond

por 

- Gracias a la mirada a la vez fría y alquímica de la directora suiza Pauline Julier, el CERN no ha sido nunca tan intrigante

Crítica: Way Beyond

Las obras de Pauline Julier indagan en la compleja y fascinante relación entre ficción y realidad, pragmatismo y sueños. La artista ginebrina, premiada en el prestigioso Swiss Art Awards en 2010, ha recorrido el mundo, proyectando sus películas en centros artísticos, instituciones y festivales internacionales como el Centre Pompidou de París, la Film Reference Library de Toronto o el Loop Festival, de Barcelona. Esta vez es el turno del Festival Visions du Réel, donde estrena (en la sección Burning Lights) Way Beyond [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, una misteriosa película de tintes mitológicos donde humanidad y ciencia (ficción) chocan en busca de un equilibrio cada vez más precario.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), una comisión de expertos se muestra interesada en la construcción de un nuevo acelerador de partículas (FCC; Future Circular Collider), producto de un trabajo colaborativo entre más de 150 instituciones y socios. Según sus diseñadores, esta máquina futurista permitirá a los científicos viajar atrás en el tiempo hasta el origen del universo. Pero, ¿cómo se crea y se sostiene un proyecto de una dimensión sobrehumana? Y, ¿cuáles son los límites o, mejor dicho, las dificultades que implica un afán de conocimiento que parece imparable?  

Way Beyond aborda esta fascinante batalla entre ficción y realidad, que se caracteriza por intentar desvelar el origen del universo de una forma poética y cruel. Es una aventura compleja de la que se hacen eco los laberínticos pasillos que rodean las premisas de la organización, respaldadas por la ciencia pero también enfrentadas con la realidad: ¿Qué estrategia deben adoptar para convencer a las instituciones políticas y económicas de la viabilidad y necesidad de un proyecto científico que parece superarnos? ¿Es posible expresar conceptos científicos, que crecen y se alimentan de abstracción e invisibilidad, en palabras o por escrito? La directora suiza nos invita a seguirla en un viaje marcado por tonos surrealistas, donde sueños y realidad, poesía y pragmatismo se mezclan de forma inesperada para revelar la inevitable ambigüedad de la humanidad.

La ciencia también depende del marketing para sobrevivir; necesita venderse y usar palabras para expresar conceptos abstractos para los que no existen palabras. La creación de una lengua que es, en cierto modo, artificial pero necesaria, está muy bien expresada a través de imágenes desprovistas de sonido (o, al menos, de voces humanas), imágenes de los pasillos vacíos de la organización, y de pantallas de ordenador y manos de científicos que imitan la geografía de un nuevo acelerador. A través de unas imágenes tan sugerentes, Julier parece dispuesta a restaurar la dignidad y el misterio de una realidad que a veces es distorsionada por las palabras. En este sentido, la directora traza un interesante paralelismo entre la majestuosidad de la directora del CERN (una especie de sacerdotisa intocable), que habla en una habitación oscura a un público de “fieles” que escuchan, hechizados, sus palabras, y la horda de científicos que se reúne a la salida de dicha conferencia, envuelta en una confusión de voces. El contraste entre el silencio casi místico en la habitación y el zumbido posterior entre los participantes resume a la perfección este conflicto irresoluble entre lo expresable y lo inexpresable, entre ficción y realidad. Way Beyond es una película para ver en un estado de ensoñación y disfrutar de la belleza de lo desconocido.

Way Beyond ha sido producida por la compañía ginebrina Close Up Films. Sister Distribution gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy