email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2021 Panorama

Crítica: Théo et les métamorphoses

por 

- BERLINALE 2021: Damien Odoul se embarca en una experiencia impactante y fragmentada al seguir los pensamientos de un joven con síndrome de Down que reinterpreta la realidad a su manera

Crítica: Théo et les métamorphoses
Théo Kermel en Théo et les métamorphoses

“Tengo que reinventar mi vida, correr el riesgo extremo de cambiar, el riesgo de un desequilibrio completo”. Al igual que el personaje principal de su nueva aventura cinematográfica, Théo et les métamorphoses [+lee también:
tráiler
entrevista: Damien Odoul
ficha del filme
]
, presentada en la sección Panorama de la 71ª Berlinale, Damien Odoul sólo se siente cómodo fuera de los convencionalismos, en una búsqueda existencial vibrante, lúdica, conmovedora, y tan profunda que no sabemos en qué estado volverá, si es que vuelve. En la película, el director trata de encontrar la forma de expresar ese deseo de otro mundo dentro de nuestro mundo interior, un espacio donde la imaginación pueda redefinir lo que la rodea, un paraíso perdido en el corazón de la naturaleza. Recrear un universo mental con plena libertad de imaginación sin perder el contacto con la realidad no está al alcance de cualquier cineasta y eso es bueno porque Damien Odoul no es cualquiera. Pero abróchate el cinturón (después de una secuencia de apertura que te dejará sin aliento) porque el paisaje te sorprenderá.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“Nos llaman los hombres del bosque”. La voz interior de Théo (Théo Kermel), que prefiere que lo llamen To, “guía” las extravagantes peripecias de la película. Algo normal, ya que estamos en la cabeza de un joven trisómico que vive con su padre (Pierre Meunier) aislado en un bosque rodeado de montañas. Para Théo, “es un campo de entrenamiento secreto para convertirse en un maestro de las artes marciales”, “un guerrero tranquilo” (pero, como afirma él mismo: “yo no soy tranquilo”). Su madre está muerta, pero, para dar una idea del tono de la película, nuestro entrañable e inocente protagonista piensa que ella “es la primera mujer que escaló el Everest y que también es la Virgen María”.  

Bajo el sol, sus días (que suelen pasar desnudos) consisten en ejercicios para trabajar el Chi y encontrar el equilibrio: matar cuatro moscas, purificarse en la sauna, practicar boxeo tailandés, tirar piedras, pasear por el bosque (Théo está convencido de que es él quien hace aparecer a los animales [numerosos en la película]). Practicar jiu jitsu con un conejito y autohipnotizarse para unirse a su doble, Tao. Durante esta etapa, el padre, por su parte, evoluciona hacia una relativa normalidad hasta que un día es asesinado por su hijo. Y si crees que lo anterior no tiene sentido, espera a ver el viaje psicológico y fisiológico de Théo…

Una mujer serpiente Shakti, un ninja de pelo azul, Bob Marley reencarnado en un perro, Jesús y su hermano gemelo oculto, un “libro flotante”, un “zorro del sendero”, un “mono borracho”: Théo et les métamorphoses hace malabares en un mundo de transformaciones constantes que gira en torno a la energía caótica y alegre del protagonista, con un trasfondo de referencias crípticas a la espiritualidad asiática. Una poesía fuera de lo común que exprime el inconsciente y cuya coherencia es una verdadera proeza, ya que no le falta humor, pero resulta algo cansina pasado el efecto sorpresa inicial. La cita de Martinus von Biberach, “Vengo de no sé dónde. Soy no sé quién. Muero no sé cuándo. Voy a no sé dónde... Me pregunto por qué soy feliz”, incluida sin referencia en la película, simboliza a la perfección el poder y los límites de la obra de un artista muy talentoso que decidió no ir en contra de su propia naturaleza.

Théo et les métamorphoses ha sido producida por Kidam y Bord Cadre films, y coproducida por Wild Bunch, Same Player, Transpalux, ABS Productions y Freestudios.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy