email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Reino Unido / Estados Unidos

Crítica: The Mauritanian

por 

- Tahar Rahim está excepcional en la cautivadora adaptación de Kevin Macdonald de las memorias de Mohamedou Ould Slahi, Diario de Guantánamo, que se estrenará a nivel mundial en febrero

Crítica: The Mauritanian
Tahar Rahim en The Mauritanian

Tahar Rahim ofrece la interpretación de su carrera como Mohamedou Ould Slahi, el célebre preso de Guantánamo, en la fascinante The Mauritanian [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, dirigida por Kevin Macdonald, que se estrenará en todo el mundo este mes de febrero. Basándose en las memorias que Slahi escribió en prisión, Diario de Guantánamo (incluida en la lista de bestsellers del New York Times), Macdonald combina una historia de torturas con un drama judicial digno de John Grisham, enfrentando a Jodie Foster, en el papel de una abogada activista, contra Benedict Cumberbatch, como el fiscal del ejército. El cineasta repite la fórmula de El último rey de Escocia [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, mezclando con éxito el thriller y el biopic, por lo que no hace falta mucha imaginación para ver a Rahim siguiendo los pasos de Forest Whittaker en la carrera por el Oscar.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Desde Un profeta [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jacques Audiard
entrevista: Jacques Audiard y Tahar Ra…
ficha del filme
]
hasta The Serpent, Rahim ha demostrado un talento notable para aportar calidez a los personajes más atormentados, a través de sus ojos brillantes o mediante perceptivos movimientos faciales. En esta ocasión, logra un efecto tremendo interpretando a un hombre que luchó junto a los muyahidines contra los soviéticos. El intérprete aporta a Mohamedou una buena dosis de humanidad, mientras deja cierto margen de duda sobre su participación, o no, en crímenes atroces. De alguna forma, logra que Slahi resulte obstinado, pero también cálido y amable. Consigue que los espectadores nos inclinemos a creer sus palabras, sin que necesariamente llegue a convencernos.

La acción comienza después de los ataques al World Trade Center. Slahi es arrestado frente a su madre en Mauritania, en el noroeste de África, y posteriormente trasladado a Guantánamo, la notoria base estadounidense en Cuba, donde el gobierno de Estados Unidos encarcelaba a quienes creían que podían proporcionar información que les condujese a la captura de Osama Bin Laden y la desintegración de Al-Qaeda. Casi todos estos hombres estuvieron detenidos durante años sin cargos. Fueron sometidos a torturas físicas y mentales, así como a abusos sexuales. Sin embargo, esta no es una película sobre estos crímenes, a pesar de que abundan en la historia, sino un relato que trata de encontrar los momentos de humanidad. Durante una secuencia conmovedora, Slahi se hace amigo de un compañero de prisión, con el que comparte una pelota de fútbol y bromea sobre Omar Sharif.

La película también adopta un enfoque similar al tratar con los abogados, centrándose en sus buenas intenciones. Para demostrar que están actuando según el derecho internacional, el gobierno estadounidense escoge a Slahi como uno de los reclusos más fáciles de condenar en un tribunal. Para ello, ponen al frente de la acusación al teniente coronel Stuart Couch, interpretado por Cumberbatch. Este tiene una conexión con uno de los pilotos que murió en los ataques y está decidido a que Slahi reciba una pena de muerte. No obstante, también es un hombre íntegro que cree en el estado de derecho, incluso cuando su gobierno se muestra indiferente. Couch debe enfrentarse a la abogada protagonista, Nancy Hollander (Foster), y su asociada Teri Duncan (Shailene Woodley), que están comprometidas a garantizar que todo el mundo reciba un juicio justo, sin importar las pruebas en su contra. Es maravilloso ver a la habitualmente desaprovechada Foster en un papel jugoso. Su personaje vive a través de su trabajo: la vemos reclutando a Teri, revisando la documentación, manteniendo varias conversaciones dramáticas con Slahi y teniendo un encuentro sorprendentemente cortés con Couch.

Hablaríamos de una historia de triunfo contra todo pronóstico si no fuera tan desgarradora, pasando constantemente de la alegría a la desesperación, y viceversa. No hay verdaderos ganadores, sino muchos perdedores, lo cual es una buena aproximación a lo que sucedió en Guantánamo.

The Mauritanian es una coproducción entre Reino Unido y Estados Unidos, presentada por STXfilms, 30 West y Topic Studios en colaboración con BBC Films y Great Point Media. Se trata de una producción de Shadowplay Features, SunnyMarch y Wonder Street.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy