email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

EL CAIRO 2020

Crítica: El padre

por 

- Anthony Hopkins ofrece una interpretación magistral en la adaptación de Florian Zeller de su propia obra de teatro

Crítica: El padre
Olivia Colman y Anthony Hopkins en El padre

La primera vez que se estrenó la obra Le père en el Théâtre Hébertot de París en 2012, Florian Zeller no podía imaginar que su trabajo tendría una aclamada adaptación en inglés firmada por el oscarizado dramaturgo Christopher Hampton, así como dos películas. La primera adaptación cinematográfica fue Florida [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(2015), de Philippe Le Guay, protagonizada por Jean Rochefort y Sandrine Kiberlain y estrenada en el Festival de Cine de Locarno. Ahora es el turno de Anthony Hopkins interpretando a un anciano cascarrabias que pierde la cabeza en El padre [+lee también:
tráiler
entrevista: Florian Zeller
ficha del filme
]
, que inaugura hoy el Festival Internacional de Cine de El Cairo. Esta nueva versión en inglés supone el debut de Zeller, que ha logrado reunir a un elenco de estrellas en su primer largometraje. Además del citado Hopkins, completan el reparto Olivia Colman, Mark Gatiss, Imogen Poots, Rufus Sewell y Olivia Williams.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Resulta fácil entender por qué la obra de Zeller se ha convertido en su trabajo más característico, una historia representada en todo el mundo, tanto en el escenario como en la gran pantalla. El padre ofrece un papel de ensueño para cualquier actor de cierta edad. Al meterse en la piel de Anthony, una persona con demencia, el intérprete puede saltar de un momento a otro del encanto a la beligerancia, de la contundencia a la incoherencia. Este papel le permite a cualquier actor demostrar su rango interpretativo, y Hopkins se lo pasa en grande. Como ya demostró con su propio personaje icónico, Hannibal Lecter en El silencio de los corderos, el actor tiene una capacidad increíble para conseguir que los personajes más desagradables resulten simpáticos. Y esta es precisamente la clave de El padre: tenemos que perdonar los errores del personaje para que la obra funcione.

El padre también aprovecha el clima actual para tratar el tema de la demencia, cada vez más presente en los medios. Ya sean discusiones sobre futbolistas dando cabezazos a la pelota, o un efecto secundario de una mejor atención médica y una dieta que conducen al envejecimiento de la población, la demencia es un tema importante que afecta a muchas vidas, y lo cierto es que ni la sociedad ni la comunidad médica tienen suficiente información al respecto. Lo que Zeller consigue de forma notable es no presentar simplemente una obra sobre la demencia, sino tratar de ofrecer al público un ejemplo de cómo podría pensar alguien con esta condición.

Se trata de una historia narrada con ingenio, que comienza con una escena en la que la hija de Anthony, Anne (Colman), revela que va a mudarse a París, lo que provoca el dilema sobre qué hacer con su padre enfermo. En esta escena se hace evidente que el hombre tiene problemas de memoria y ella ha decidido que, por una vez, va a dar prioridad a su propia vida. Todo parece muy sencillo hasta que, en un hábil juego de manos, a medida que otros personajes visitan a Anthony reclamando cosas diferentes, la historia se vuelve confusa. Las escenas no se suceden unas a otras, sino que se contradicen y, de repente, nos damos cuenta de que estamos viendo el mundo desde la perspectiva de Anthony (una perspectiva deformada). Lo que resulta especialmente intrigante y adecuado es que Anthony no solo está luchando con su memoria, sino que también lo persiguen sus traumas, miedos y desamores.

También cabe elogiar la capacidad de Zeller para adaptar a la gran pantalla una historia teatral que ocurre principalmente en interiores y habitaciones pequeñas, consiguiendo que resulte cinematográfica. Con la ayuda del excelente diseño de producción de Peter Francis, la dirección de fotografía de Ben Smithard y la astuta edición de Yorgos Lamprinos, El padre logrará conectar con muchos espectadores. La película también podría dar lugar a otras historias en la misma línea, ya que Zeller también ha escrito para el teatro las obras The Mother y The Son, que tienen una conexión temática con El padre.

El padre es una producción de la británica Trademark Films y las francesas F Comme Film y Cine-@. Embankment se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy