email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BLACK NIGHTS 2020 Competición

Crítica: In the Mirror

por 

- Laila Pakalniņa reinterpreta la fábula de Blancanieves y los siete enanitos en un universo obsesionado con el CrossFit que no está tan lejos de la realidad

Crítica: In the Mirror
Elza Leimane y Lauris Dzelzītis en In the Mirror

In the Mirror [+lee también:
tráiler
entrevista: Laila Pakalniņa
ficha del filme
]
es un experimento raro, pero exitoso. La nueva película de Laila Pakalniņa se estrenó en la sección principal del Festival de Cine Black Nights de Tallín . La guionista y directora nacida en Liepāja es principalmente conocida por su película The Shoe, proyectada en la sección Un Certain Regard del Festival de Cine de Cannes 1998, y por otras películas exitosas como Three Men and a Fish Pond, Dream Land y The Python, así como su último trabajo, Spoon [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Laila Pakalnina
ficha del filme
]
, estrenado el año pasado en Karlovy Vary.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La historia, escrita por la propia directora, es una extraña adaptación del cuento de Blancanieves y los siete enanitos, ambientada en un presente juvenil y grabada con un “estilo selfie” y en blanco y negro. Los personajes están con el móvil en la mano todo el tiempo y casi siempre hablan directamente a la cámara, mientras disfrutan de la sensación de “ser observados”. En líneas generales, el argumento coincide con el cuento original; sin embargo, aquí, el padre (Lauris Dzelzītis) tiene un papel más relevante y es entrenador de CrossFit. Cuando nace su hija Blancanieves, su esposa muere. Tiempo después, se casa con una mujer joven y atractiva obsesionada con el ejercicio físico y consigo misma (la primera bailarina Elza Leimane). El tiempo pasa y Blancanieves (la bailarina Madeleine Valdberg) crece hasta ser más atractiva que su madrastra, despertando en ella el odio y los celos. 

En general, la película funciona a dos niveles. Por una parte, despierta la curiosidad del espectador por descubrir cómo se escenificarán (y adaptarán) algunos elementos del cuento original en el extraño mundo que habitan los personajes; por otro, propone una reflexión sobre la omnipresencia de los teléfonos móviles en nuestra vida, listos para documentar cada momento (como una exitosa rutina de burpees), hasta aumentar nuestros niveles de narcisismo y hacer que nuestras emociones parezcan espectaculares. En este sentido, una de las escenas iniciales

—ambientada en el funeral de la madre de Blancanieves— es un buen ejemplo de dicha dicotomía, ya que vemos al padre grabando su desesperación con el ataúd de fondo, seguido de varios familiares y amigos que se acercan a él uno tras otro y parecen encantados de salir en la pantalla.  

Además, la decisión de hacer que varios de los personajes y extras estén obsesionados con el ejercicio, sobre todo la malvada madrastra de Blancanieves, es muy efectivo, ya que permite a Pakalniņa jugar con la obsesión por el cuerpo perfecto y explorar su relación con los espejos que lo reflejan. La adaptación de los siete enanitos —que aquí son siete hombres— y del príncipe están en sintonía con el ambiente absurdo que retrata la película. 

Excepto por algunas digresiones que podrían haberse eliminado —por ejemplo, los marineros en la parte final— la película de Pakalniņa es un proyecto valiente y hace gala de varios momentos entretenidos, intensificados por su atmósfera surrealista. Su mundo visionario, obsesionado con el ejercicio, no está muy alejado de la realidad, y su reinterpretación es capaz de ofrecer un significado nuevo y oportuno al cuento de los Hermanos Grimm, publicado en 1812. La suntuosa edición de Ieva Veiveryte (The Flood Won’t Come [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Marat Sargsyan
ficha del filme
]
, The Lawyer [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
) y la innovadora cinematografía de Gints Bērziņš (City on the River [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, Spoon) son la guinda del pastel. 

In the Mirror ha sido producida por la compañía Hargla Company, con sede en Riga, y Just A Moment, con sede en Vilna.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy