email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Reino Unido

Crítica: Host

por 

- El cine de terror llega a la ahora omnipresente aplicación de llamadas Zoom en esta sólida película de confinamiento del director británico emergente Rob Savage

Crítica: Host
Emma Louise Webb, Caroline Ward y Jemma Moore (arriba) con Radina Drandova (abajo) en Host

La historia del cine está plagada de momentos que marcan un “antes” y un “después”. Fronteras invisibles donde las nuevas obras deben responder a las innovaciones de su tiempo. Host [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, la película de terror del cineasta británico Rob Savage, ambientada y filmada durante el confinamiento, no cambia las reglas del juego, pero es una de las primeras películas en labrarse una reputación en el limitado panorama cinematográfico provocado por la pandemia de COVID-19. Inspirada por un tweet viral, y construida de forma remota por el equipo de la película utilizando la aplicación Zoom, la cinta ha tenido un gran éxito gracias al boca a boca tras su estreno este verano a través de la plataforma Shudder, y llegará al resto de Europa este otoño, incluidas algunas salas de cine.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

El cine de terror siempre ha sido un género nacido de las limitaciones y el oportunismo, por lo que tal vez sea inevitable que un director avispado se aproveche de la situación actual. De hecho, Zoom ha sido probablemente uno de los pequeños bálsamos de esta época. Sería difícil mantener la cordura en un año de pandemia sin aplicaciones como esta. También es una de las cosas menos aterradoras que podamos imaginar. Por ello, uno de los aspectos más encomiables de Host es el hecho de plantear una idea ordinaria ejecutada de tal manera que supera todas las expectativas. Al mantenerse fiel a la perspectiva visual de un ordenador, Savage logra un tipo de suspense extraño y meditativo. En una publicación como esta, acostumbrada a reseñar mucho cine de arte y ensayo, podemos arriesgarnos y comparar esta obra con los ejercicios de pantalla dividida de Brian De Palma, o incluso con los trabajos de Godard en los años 70 como Número dos, donde trató de reconfigurar lo que podía contener el marco cinematográfico, superponiendo imágenes sobre imágenes.

Host también continúa con otro tropo clásico del cine de terror: el de los protagonistas poco inteligentes, por decirlo sin rodeos. Sin apenas explicar las motivaciones de los personajes, nos lanzamos directamente al escenario principal, asistiendo a una reunión de Zoom en tiempo real. Haley (Haley Bishop) ha convocado a cuatro de sus mejores amigas: Jemma (Jemma Moore), Emma (Emma Louise Webb), Radina (Radina Drandova) y Caroline (Caroline Ward), para llevar a cabo una sesión de espiritismo con la mística escocesa Seylan (Seylan Baxter). A diferencia de Haley, sus amigas mantienen una actitud de "bromas y risas", menospreciando la atmósfera piadosa que la médium ha diseñado para comunicarse con los espíritus que habitan en la otra vida. Una broma de Jemma altera el cuidadoso equilibrio con el mundo de los espíritus, invocando a un demonio al que ahora deberán esforzarse por expulsar.

Las protagonistas usan todo su ingenio para conseguirlo, pero, como es habitual en este tipo de películas, no lo suficiente como para llamar a las fuerzas del orden o apagar sus molestos dispositivos de grabación, dejándonos presenciar cada momento. Durante la última media hora, los sustos se suceden a un ritmo agradablemente rápido, construyendo un clímax intenso, aunque la mayoría son del estilo Paranormal Activity ("mira detrás de ti"). Savage no muestra piedad ni sentimentalismo hacia sus personajes, lo que supone su único vínculo sutil con la realidad del COVID-19, cuando el virus aún representa un gran peligro de cara al 2021 mientras no exista una vacuna. Host se apega demasiado a las peores convenciones del género como para resultar impresionante, y probablemente la cinta funcionará mejor con los espectadores más jóvenes o menos exigentes, pero es un claro ejemplo de cómo el cine se adapta a una catástrofe, negándose a recurrir a las viejas formas.

Host es una producción británica a cargo de Shadowhouse Films y Shudder.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy