email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

GOLDEN ROSE 2020

Crítica: Fear

por 

- En su cuarto largometraje, tras el exitoso Losers, Ivaylo Hristov echa un vistazo a la cuestión de los refugiados en Europa con nuevos ojos

Crítica: Fear
Svetlana Yancheva y Michael Fleming en Fear

Cinco años después de que una banda de rock perturbara la vida tranquila de una ciudad de provincias en Losers [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ivaylo Hristov
ficha del filme
]
, el director búlgaro Ivaylo Hristov presenta una aparición igualmente disruptiva en su cuarto largometraje, Fear [+lee también:
tráiler
entrevista: Ivaylo Hristov
ficha del filme
]
, que compite actualmente en la 38ª edición del Golden Rose Film Festival (celebrado en Varna del 24 de septiembre al 1 de octubre). El tema de los refugiados ha sido explorado de múltiples maneras en el cine reciente, pero Fear le aporta un giro divertido, tratando con ligereza tanto la xenofobia de los pueblos pequeños como la actitud paneuropea hacia los menos afortunados.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El guion, escrito por el propio Hristov, comienza con la protagonista principal, Svetla (Svetlana Yancheva), sellando la puerta de una escuela. Pronto descubrimos que es profesora y que la escuela ha sido cerrada porque en el pequeño pueblo de Svetla, en la frontera entre Bulgaria y Turquía, no hay suficientes alumnos. No obstante, la aldea compensa la falta de estudiantes con una gran cantidad de refugiados. Y por si la vida de Svetla no presentase ya suficientes desafíos, todo cambia cuando esta decidida mujer se encuentra con un refugiado africano mientras caza conejos en el bosque.

Da la sensación de que Fear fue concebida por dos guionistas diferentes, uno interesado en entretener al público y el otro en explorar las experiencias desgarradoras de una persona obligada a abandonar su país y destinada a enfrentarse constantemente al rechazo. Algunos espectadores se quedarán estupefactos ante muchas de las elecciones de Hristov, desde convertir a su protagonista masculino, Bamba (Michael Fleming), en una especie de hipster charlatán, hasta un final que transmite un mensaje político bastante peculiar.

Si se promociona adecuadamente, la película tiene muchas posibilidades de atraer a un gran número de espectadores en los cines búlgaros, ya que Hristov puebla su historia con varios personajes que podríamos imaginar fácilmente viviendo una vida anodina en cualquier pequeño pueblo de Europa del Este, e incluso en otras partes del mundo. Por un lado, tenemos a la alcaldesa Gogovska (Miroslava Gogovska), cuyos talentos administrativos, ya de por sí inadecuados, resultan completamente inútiles cuando el pueblo tiene que lidiar con grupos de refugiados que atraviesan el país de camino a Alemania. También tenemos al dandy del pueblo, Ivan (Ivan Savov), al forzudo Bochev (Stoyan Bochev), al jefe de la guarnición del ejército local, y así sucesivamente, todos ellos dispuestos a involucrarse en las aventuras más estúpidas.

Otro elemento sorprendente de Fear es la peculiar fotografía de Emil Hristov, probablemente el director de fotografía búlgaro más cotizado del momento, que se hizo un nombre en la industria en la década de 1980. El hecho de que Hristov filmase Losers en blanco y negro tenía sentido, pero realmente no entendemos por qué tomó la misma decisión con Fear.

No obstante, el elemento más asombroso de la película es su final. Considerando que Fear no tendrá un alcance tan amplio como Losers a nivel de distribución, no tenemos miedo de estropearlo, ya que es bastante relevante por la forma en que la historia aborda un tema difícil. Rechazados por todo el pueblo, Svetla y Bamba acaban marchándose a África en un carro conducido por un extraño misterioso, interpretado por el propio director. Lo que el público de Varna parecía considerar un final divertido es en realidad desgarrador, ya que los dos únicos personajes buenos de la película son rechazados por la aldea (¿o por la sociedad?), tras haber sido expulsados aparentemente por Dios (o Hristov, que supuestamente está detrás de todas las decisiones de la película). Tendríamos que entrevistar al director para descubrir más sobre este peculiar simbolismo, ya que sospechamos que tal vez sea simple xenofobia envuelta en una alegre farsa de pueblo.

Fear es una producción de la búlgara Profilm.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy