email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2020 New Directors

Crítica: Limbo

por 

- El excelente segundo film de Ben Sharrock es una incisiva sátira sobre las actitudes británicas hacia los hombres refugiados con un estilo elegíaco y deadpan

Crítica: Limbo
Vikash Bhai y Amir El-Masry en Limbo

El humor seco sobre refugiados, que sirve para parodiar la forma en que la sociedad desprecia a los inmigrantes, cuenta con un nuevo ejemplo que se suma a películas como El otro lado de la esperanza [+lee también:
crítica
tráiler
Q&A: Aki Kaurismäki
ficha del filme
]
, de Aki Kaurismäki. Se trata de una de las sátiras cinematográficas más incisivas sobre la cultura británica que se han hecho en muchos años. De todas formas, lo verdaderamente notable es la forma en la que el director de Limbo [+lee también:
tráiler
entrevista: Ben Sharrock
ficha del filme
]
, Ben Sharrock, expone sus argumentos sin dejar de mostrarse afectuoso con casi todos los personajes, ya sean refugiados, jóvenes locales o una pareja alternativa que imparte clases de "conciencia cultural". Se trata de una película realizada con cariño, y resulta fácil entender por qué sus encantos lograron seducir a los encargados de entregar el sello de la Selección Oficial de Cannes este año, antes de ser recibida por el Festival Internacional de Cine de Toronto y finalmente encontrar su lugar en la sección Nuevos Directores del Festival de Cine de San Sebastián.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

El músico Omar se presenta como un alma tranquila y pensativa, con un volcán en erupción en su interior, gracias a la excelente y compleja interpretación protagonista de Amir El-Masry. Omar llega a la hermosa Escocia (recién salida de Un tipo genial) con su laúd escondido bajo el brazo como si fuera un rifle. La iconografía es la de un western, pero sería un tanto exagerado describir a Omar como un vaquero moderno. Es un vagabundo por necesidad, expulsado de Siria por culpa de la guerra, que ahora está tratando de encontrar su lugar en el mundo. Es un hombre destrozado. El brazo de Omar está enyesado, por lo que no puede tocar su instrumento, y la restricción de su movilidad forma parte de la trama tanto como la pierna rota de Cornell Woolrich en La ventana indiscreta. Y luego está su trauma...

Estamos ante una película llena de semiótica y dobles sentidos, algunos más literales que otros. Los letreros sobre los centros comunitarios y los tablones de anuncios de los supermercados resultan divertidos y desgarradores, a menudo al mismo tiempo. A veces, la cinta consigue ser hilarante mientras presenta agudos comentarios políticos. Es tanto una sátira sobre las actitudes británicas como una historia sobre almas perdidas. Por otra parte, las clases de "conciencia cultural" organizadas por Helga y Boris (los excelentes Sidse Babett-Knudsen y Kenneth Collard), en las que enseñan códigos de cortejo y cómo solicitar un trabajo a un grupo de "inadaptados", entre los que se encuentran los nuevos compañeros de piso de Omar, Farhad (Vikash Bhai), Wasef (Ola Orebiyi) y Abedi (Kwabena Ansah), son algunas de las mejores escenas que ha dado el cine británico en muchos años. En cualquier caso, las clases también funcionan como una deconstrucción de los estereotipos racistas sobre los hombres refugiados, a menudo tratados como parásitos y violadores que viven de las ayudas sociales.

El elenco de personajes secundarios tiene sus propias particularidades, que ayudan a humanizarlos mientras muestran su relación con la música, el deporte y el entretenimiento occidentales. Farhad adora a Freddie Mercury, un músico cuya ascendencia india y condición homosexual fueron pasadas por alto en el apogeo de su fama. Por su parte, Wasef y Abedi discuten sobre fútbol y Friends. Limbo es tan única que casi resulta grosero mencionar que funciona algo peor cuando no disfraza el patetismo de su historia, pero incluso en esos momentos, los mares agitados parecen una pintura de Constable.

La primera película de Sharrock, Pikadero [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ben Sharrock
ficha del filme
]
, realizada con un presupuesto muy limitado, era una historia de amor en euskera, ambientada en tiempos de crisis económica, que recibió premios en San Sebastián y el galardón Michael Powell al mejor largometraje británico en 2016. Limbo supone la confirmación de que Sharrock es mucho más que un talento a seguir en la dirección: es un verdadero artista, que puede tratar uno de los temas habituales de Ken Loach y contarlo como una comedia de los hermanos Coen.

Limbo es una producción de la británica Caravan Cinema, presentada por Film4, Screen Scotland y BFI. Protagonist Pictures se ocupa de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy