email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

MILLENNIUM DOCS AGAINST GRAVITY 2020

Crítica: Once upon a Time in Poland

por 

- Los directores Vít Klusák y Filip Remunda exploran las sombras del catolicismo polaco en este divertido (y un poco desconcertante) documental proyectado en el 17° Millennium Docs Against Gravity

Crítica: Once upon a Time in Poland

La religión católica forma parte de la vida cotidiana en muchas ciudades y hogares polacos. La misa de los domingos y los sermones influyen en lo que la gente dice o piensa, e incluso en su voto. Radio Maryja, propiedad del padre Rydzyk, es una de las emisoras de radio más populares del país, y sus enseñanzas guían a mucha gente. Debido a esta estrecha relación entre los polacos y la religión, a los directores locales les resulta difícil observar el tema desde una perspectiva amplia, manteniendo cierta distancia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Aquí es donde entran los checos. Durante los créditos iniciales de Once upon a Time in Poland, que ha tenido su estreno mundial en Varsovia durante el 17° Millennium Docs Against Gravity Film Festival, los directores Vít Klusák y Filip Remunda (Czech Dream) dicen que su país es el más ateo de Europa, mientras que sus vecinos polacos son los más católicos. No obstante, el dúo de realizadores no se limita a cruzar la frontera y filmar, sino que acompañan a otro equipo de rodaje liderado por el adorable y torpe Karel (de hecho, el título original de la película era Jak Buh hledal Karla, o “Cómo Dios buscó a Karel”). Su reducido equipo está formado por un director de fotografía, un técnico de sonido y un intérprete.

Impulsados por la curiosidad, la franqueza y mucho valor, visitan las iglesias polacas, los grandes eventos religiosos, las peregrinaciones y el teatro donde se representó la obra de Oliver Frljić, Course, que fue considerada una blasfemia e incitó violentas protestas en las calles. También visitan la casa de una madre ultrareligiosa con dos hijos. Aparentemente, Karel está decidido a encontrar una conexión con Dios, ya que se siente solo después de haber sido abandonado por su esposa. Su equipo comparte constantemente sus opiniones, por lo que observar la dinámica del grupo resulta bastante divertido, al contrario que algunas de las escenas que involucran a sacerdotes o a sus fieles.

A medida que avanza la película, queda claro que católicos y ateos, o tal vez polacos y checos (al menos tal y como aparecen retratados por Klusák y Remunda) son muy diferentes a la hora de enfrentarse a temas complejos o desafiantes. Los checos son directos y no tienen miedo a hacer preguntas, mientras que los polacos prefieren evitar estos temas y ceñirse a los clichés que escuchan en la iglesia y las enseñanzas que los religiosos imparten en la escuela. También hay excepciones: Karel y su equipo se encuentran con algunos sacerdotes "buenos" (por decirlo de alguna forma), que demuestran que la religión puede ser un pilar espiritual importante en la vida de una persona.

Sin embargo, Once upon a Time in Poland no es solo una sátira, también muestra cómo la religión influye en la vida social y política del país, y demuestra que la iglesia polaca tiene muchas cosas que cargar sobre su conciencia. Los directores también señalan una paradoja: uno de los rituales católicos más importantes es la confesión de los pecados y el arrepentimiento, pero el clero polaco prefiere permanecer en silencio o mirar hacia otro lado con algunos temas. Esta película probablemente no cambiará nada, pero puede hacer reír a la gente, algo que siempre resulta útil en situaciones desesperadas.

Once upon a Time in Poland es una producción entre la República Checa, Eslovaquia y Polonia, producida por Jana Brožková y Zdenek Holy/Vernes sro, y coproducida por Hypermarket Film, Czech Television, Plesnar & Krauss Films, Krakow Festival Office y Peter Kerekes. El Centro Cultural Municipal de Bydgoszcz también colaboró en la producción. Los derechos internacionales de la película aún están disponibles.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy