email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

FIDMARSEILLE 2020

Crítica: J’ai aimé vivre là

por 

- Régis Sauder firma un viaje apasionante por el pasado y el presente de la comunidad de Cergy-Pontoise, atravesada por sus habitantes anónimos y por los fascinantes escritos de Annie Ernaux

Crítica: J’ai aimé vivre là

“Me parecía que su existencia, por la observación detallada de su persona, se me hacía muy cercana, como si los tocara”, “individuos anónimos que no sospechan que guardan una parte de mi historia”. El estilo literario de Annie Ernaux, que mezcla la descripción rigurosa de la realidad con una poderosa agudeza intelectual, ejerce una atracción muy fuerte entre los cineastas de ficción (su novela La ocupación fue llevada al cine bajo el título de L’autre [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
por el dúo Trividic–Bernard, y pronto será el turno de Passion simple [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Danielle Arbid
ficha del filme
]
, de Danielle Arbid, y de L’événement, de Audrey Diwan). Pero la escritora vive desde hace más de veinte años en Cergy-Pontoise, a 40 km al noroeste de París, “un lugar en medio de la nada” en los años 70, “privado de toda memoria, con construcciones dispersas en un territorio inmenso y con límites inciertos”, una “ciudad nueva” que ha nutrido su obra hasta el punto de inspirar la experiencia J’ai aimé vivre là [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, el nuevo documental de Régis Sauder (aclamado por Retour à Forbach [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
y Nous, princesses de Clèves), estrenado en la sección francesa del 31ª edición del Festival International de Cine FID Marsella.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Utopía urbanística de una ciudad construida en dos niveles, que prioriza a los peatones, edificios con múltiples formas geométricas, vegetación omnipresente en medio de los edificios, vastas explanadas, múltiples mini atajos, estación de tren, un gigantesco centro comercial, Tour Bleue, puerto, centro de ocio, prefectura en forma de pirámide invertida, la orilla del río Oise, la gran explanada que se abre hacia el horizonte a la sombra de La Défense y de la Torre Eiffel: Cergy es un lugar extraño y sorprendente, una paradójica tierra de nadie con una población muy cosmopolita.

Régis Sauder pasea su cámara por este territorio y alterna los testimonios de los habitantes (los adolescentes Lola, Anouck y Ammis; la pionera Claudette, que llegó cuando todo era campo; la Normande Ghislaine, etc.) con la lectura de textos de Annie Ernaux (por la propia autora o por los personajes), extraídos de Diario del afuera (1993), La vida exterior (2000) y Los años (2008), para reconstruir con delicadeza la historia de una ciudad joven, de una comunidad comprometida, de un alma colectiva fragmentada en múltiples individuos pero unida por una memoria y una identidad común muy claras.

J’ai aimé vivre là, una serie de instantáneas unidas con delicadeza de abrazos captados al pasar, anécdotas del sentido del ritmo, sueños de futuro de la juventud, recuerdos de los más mayores y fe en el crisol de culturas de la inmigración, ofrece un paseo rico y gratificante por los paisajes naturales (mención especial a un impresionante plano secuencia, grabado con un dron, que cartografía la gran extensión y diversidad de la ciudad) y humanos moldeados con sutileza en las profundidades del pensamiento de Annie Ernaux, para quien “la sensación del paso del tiempo no está en nosotros, viene de fuera, de los niños que crecen, de los vecinos que se van, de las personas que envejecen y mueren”.

J’ai aimé vivre là ha sido producida y será distribuida en Francia y en el extranjero por Shellac.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy