email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2020

Crítica: The Death of Cinema and My Father Too

por 

- CANNES 2020: "Tick-tock, stop the clock!"; de la misma manera que Fats Domino, Dani Rosenberg intenta parar el tiempo en su primer largometraje

Crítica: The Death of Cinema and My Father Too
Roni Kuban y Marek Rozenbaum en The Death of Cinema and My Father Too

Cuando un cineasta cita a Jorge Luis Borges en las notas del director, ya podemos hacernos una idea de lo que estamos a punto de ver: cualquier cosa menos una narrativa clásica y accesible. The Death of Cinema and My Father Too, dirigida por Dani Rosenberg y reconocida con el sello de Cannes 2020, combina imágenes de archivo con escenas ficticias, cortometrajes en VHS y toda una trama secundaria que incluye un ataque militar iraní en Tel Aviv. Todo esto sin mencionar la presencia del tema “House of the Rising Sun”, con su historia sobre un hombre “de Nueva Orleans al que le gustaba apostar". Sin embargo, a pesar de todo esto, se trata de una cinta extremadamente íntima sobre un hijo que no quiere dejar marchar a su padre moribundo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Suena bastante simple, pero es necesario profundizar mucho para llegar al núcleo de la historia, y es poco probable que el sello de Cannes consiga ampliar el atractivo de la cinta de Rosenberg, una obra sinuosa y llena de referencias personales. Francamente, resulta un poco agotadora, como escuchar amablemente la historia de alguien sobre "el amigo del hermano de su tío" en una reunión familiar. Entendemos la pasión, pero no podemos dejar de mirar el reloj. Aún así, algunos aspectos de la cinta resultan memorables, principalmente porque la desesperación de Rosenberg se filtra de vez en cuando a través de los personajes: un aspirante a director (Roni Kuban) y su padre enfermo (Marek Rozenbaum), convencido de que Tel Aviv está a punto de ser bombardeada (al menos eso dice el guion de la "comedia" escrita por su hijo, en la que acepta participar a regañadientes). De esta forma, el hijo emplea cualquier idea y habilidad a su alcance para obligar a su padre a aguantar un poco más.

Decimos "obligar" porque, ficción o no, este padre gruñón no está exactamente dispuesto a cooperar. A pesar de algunas escenas más ligeras en las que vemos a los personajes comiendo helados en un coche, The Death of Cinema and My Father Too no es una película fácil. Los gritos de "¡No quiero! ¡Búscate un trabajo! ¡Déjame solo!" son la reacción habitual del padre a las incesantes jornadas de grabación, aunque nadie le hace caso. En ocasiones, este trabajo transmite una cierta inquietud, similar a la que encontramos en el documental The Disappearance of My Mother [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, donde la matriarca italiana también le pide a su hijo que se marche con la cámara a otra parte. Oculto tras los insertos de ficción, el enfoque de Rosenberg se aleja del sentimiento de explotación de sus personajes, pero una cosa está clara: no es el padre quien tiene problemas para asumir la situación, sino el hijo.

Rosenberg comenzó a rodar la película cuando su padre enfermó, y la historia transmite un deseo evidente por congelar el tiempo, o simplemente ralentizarlo. Aunque resulta casi imposible distinguir entre realidad y ficción, al menos después de un solo visionado, podríamos estar ante una especie de sesión de terapia, donde el protagonista (o el director) se despide de su padre mientras se prepara para convertirse en uno, esforzándose para que su matrimonio funcione y llamando a su esposa "Lena Dunham" cuando esta se atreve a sugerir un cambio en el guion. Es una pena que las escenas más emotivas se diluyan en la película, como si Rosenberg intentase protegerse de tanto dolor, escondiéndose dentro de las estructuras laberínticas que ha logrado construir.

The Death of Cinema and My Father Too es una producción de Stav Morag Meron, Carol Polakoff y el propio director para Pardes Films, coproducida por Edgard Tenembaum para Tu Vas Voir. Las ventas internacionales de la película corren a cargo de Films Boutique.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy