email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Francia

Crítica: Les Parfums

por 

- Grégory Magne firma una cinta llena de encanto y humanidad alrededor de un encuentro inesperado entre dos personalidades con dificultades y en las antípodas la una de la otra

Crítica: Les Parfums
Emmanuelle Devos en Les Parfums

“En medio de la noche nos preguntamos, cuando ya nada dice sí, buscamos un ángel, las ganas, los perfumes, las mezclas”. Las palabras de esta canción de Gaëtan Roussel, que ha compuesto la música de la nueva película de Grégory Magne, Les Parfums [+lee también:
tráiler
entrevista: Grégory Magne
ficha del filme
]
, que se estrena el 1 de julio en los cines franceses a través de Pyramide, resumen bastante bien el estado del espíritu en un cruce entre el desánimo y el positivismo de un largometraje simple y conmovedor, generoso y modesto, delicado y popular, protagonizado por dos excelentes actores, Emmanuelle Devos y Grégory Montel.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“¿De verdad crees que se puede criar a una niña en un estudio?” Guillaume Favre (Montel), un hombre divorciado que vive una vida monótona de soltero, está dispuesto a conseguir la custodia compartida de Léa (Zélie Rixhon), su hija de diez años. Por lo tanto, debe conformarse con su trabajo de conductor personal en Élite Driver, una actividad que le proporciona a una nueva y original clienta: Anne Walberg (Devos). Esta última es una “nariz”, una antigua estrella de Dior venida a menos, que vende su talento olfativo a diferentes empresas: reconstruir el mismo olor de una gruta prehistórica de la que se va a construir una réplica, enmascarar los humos nauseabundos de una fábrica, crear desodorantes, “perfumar tiendas, arena para gatos, asientos de coches…”. Anne, una mujer difícil, exigente por no decir maníaca (“depende del conductor adaptarse y no al revés”) y solitaria (es tan salvaje que podría vivir rodeada de sus perfumes sin ver a nadie), le toma afecto a Guillaume a pesar de (o quizás a causa de) las fricciones que surgen al principio. Surge un conocimiento y una confianza recíprocos, uno aprende del otro, sin que sus problemas se evaporen…

Bajo una apariencia simple basada en las pequeñas preocupaciones (con sus grandes consecuencias) existenciales de la vida cotidiana, que dan a la película un gran potencial, Les Parfums alterna muy bien la road movie y los interiores, destila pequeños toques sutiles sobre las clases sociales, el aislamiento del individuo en la vida moderna, las relaciones humanas, las conexiones padre-hija en un contexto de separación, la relación con el dinero, la vocación, etc.; sin olvidar el apasionante descubrimiento de los secretos de la profesión de “nariz” (enzimas de hierba cortada, galaxolida, aceite de coco, “jazmín Grasse, jazmín sin anillo de la India, rosa de damasco, liang liang y una nota de magnolia ligeramente vainillada”). Grégory Magne, que oculta la fortaleza narrativa y abre la frontera entre la comedia y el realismo social, consigue una combinación muy atractiva (que también debe mucho al talento de sus intérpretes principales) que desprende un agradable aroma a sana modestia.

Les Parfums ha sido producida por Les Films Velvet. Pyramide gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy