email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TESALÓNICA DOCUMENTALES 2020

Crítica: The Music of Things

por 

- El director griego Menios Carayannis nos recuerda la esencia de las cosas que nos gusta hacer a través de este documental inmersivo, sensorial y sin diálogos sobre tres artesanos

Crítica: The Music of Things

El último largometraje de Menios Carayannis, The Music of Things [+lee también:
tráiler
entrevista: Menios Carayannis
ficha del filme
]
, que acaba de recibir el premio FIPRESCI a la mejor película griega en el Festival de Documentales de Tesalónica (ver la noticia), invita al espectador a sumergirse en el trabajo de tres artesanos a través de un enfoque sensorial, que prescinde de cualquier narrativa e incluso de diálogos, dando como resultado una agradable experiencia de 90 minutos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Los protagonistas son Yiorgos Katsanos, un músico, Giannis Giannoudakis, un carpintero, y Homer Vlaxos, un fotógrafo (aunque sus nombres solo figuran en los créditos finales de la película, en consonancia con el estilo de la obra). Katsanos, que normalmente toca con bandas y compositores, se dedica en este caso a experimentar con un subgénero de la música ambiental conocido como “grabaciones de campo”. Esto significa que registra los sonidos de la naturaleza y los convierte en piezas musicales, aunque también emplea instrumentos como el sintetizador o el santur tradicional griego a través de procesadores de efectos. A menudo realiza estas grabaciones en espacios con una acústica especial, como una iglesia, recogiendo el sonido a través de altavoces para lograr generar una sensación atmosférica.

Vlaxos es un fotógrafo de naturaleza, interesado especialmente en estructuras complejas y texturas detalladas. A lo largo de la película, lo observamos mientras hace fotografías de hojas, flores e insectos, pero también imágenes más amplias que van desde senderos en el bosque hasta paisajes rocosos y, finalmente, fotos de larga exposición del cielo nocturno.

Mientras que los proyectos del músico y el fotógrafo son inherentemente cinematográficos, permitiendo al director centrarse simplemente en su trabajo, con Giannoudakis la situación es un poco diferente. Este lleva a cabo sus obras de carpintería en un gran taller, situado en algún lugar junto a un bosque, y a menudo es difícil identificar qué está haciendo exactamente. Por esta razón, Carayannis también decide grabarlo practicando katas con un kimono o tocando ritmos con un yembé en un entorno de meditación. Además, en su patio hay un perro y un montón de gatos que se llevan maravillosamente bien, por lo que también podemos disfrutar de sus juegos e interacciones.

Como la película no tiene diálogos, el diseño de sonido se convierte en algo fundamental. En este sentido, es difícil saber dónde terminan las creaciones de Katsanos (que compone e interpreta toda la música del documental) y dónde comienzan las intervenciones de Carayannis, aunque esa es precisamente la intención. Mientras la música diegética y los efectos de una escena fluyen hacia otra, mezclándose con una imagen del fotógrafo mientras se abre paso a través de los árboles en el bosque, el director logra una fusión de elementos que adquieren una expresión propia.

Del mismo modo, a través del trabajo de cámara, Carayannis captura el carácter y la atmósfera de estos trabajos de artesanía, en lugar de centrarse en su lógica. Cuando acompaña a Vlaxos por el bosque, la cámara permanece a menudo inclinada, mientras que para las filmaciones en el taller de carpintería el director emplea una lente que genera una imagen cóncava.

The Music of Things ofrece una experiencia visual refrescante y relajante a través de un enfoque sensorial inmersivo, lo que supone un auténtico respiro en una época en la que los documentales cargados de información y centrados en temas concretos dominan el panorama de festivales. La cinta pone en valor la esencia de las cosas que nos gusta hacer en la vida, en lugar de aquellas que intentamos acabar lo antes posible para cambiar de tarea. Se trata de un recordatorio sincero sobre la razón por la que decidimos dedicarnos a algo.

The Music of Things es una producción de la griega Skapeta Films.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy