email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Reino Unido / Francia

Crítica: Rompiendo las reglas

por 

- Keira Knightley y Gugu Mbatha-Raw protagonizan la ligera y vivaz película de Philippa Lowthorpe sobre el concurso de Miss Mundo de 1970, interrumpido por manifestantes feministas

Crítica: Rompiendo las reglas
Keira Knightley y Gugu Mbatha-Raw en Misbehaviour

Si tenemos suerte, una protesta pequeña y creativa puede cambiar a mejor la opinión pública. Rompiendo las reglas, de Philippa Lowthorpe, sitúa los disturbios que tuvieron lugar en el concurso Miss Mundo de 1970 en el centro de las tensiones políticas de la época. Un incidente donde la segunda ola del feminismo, las críticas a los estándares de belleza y el problema de la segregación racial chocaron contra unos espectadores que esperaban una noche de entretenimiento televisivo en horario de máxima audiencia. La película, que intenta dibujar paralelismos entre el pasado y el presente, se estrenó en el viernes pasado Irlanda y el Reino Unido, cortesía de Walt Disney, y lucha por conseguir un matrimonio feliz entre la polémica y las risas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

A pesar de su título, Rompiendo las reglas es predecible y ordenada hasta decir basta, e intenta dorar la píldora de sus ideas con comedia vulgar e interpretaciones caricaturescas. Keira Knightley, que siempre representa la imagen del puritanismo británico, es Sally Alexander, una estudiante de historia dispuesta a difundir ideas feministas en un establecimiento académico dominado por hombres. Allí, es recibida por académicos más interesados en puntuar su estilo sobre diez que en sus ideas, por lo que encuentra una causa común en otras partes más rebeldes del movimiento feminista. Se hace amiga de Jo (Jessie Buckley), una estudiante de arte que vive en una comuna de Islington, y ambas organizan un curso de acción directa y protesta pública, considerada la forma más efectiva de pedir la igualdad.

Como contrapunto perfecto, se está organizando en Londres la nueva edición del concurso de belleza internacional Miss Mundo. Su organizador, el ordinario Eric Morley (Rhys Ifans), es cada vez más consciente del mensaje latente de su espectáculo, que ha generado ira debido a la inclusión de una concursante sudafricana blanca en pleno Apartheid. El presentador, Bob Hope (muy bien interpretado por Greg Kinnear), se prepara para volar desde Hollywood, donde recibe una reprimenda de su esposa, Dolores (Lesley Manville), a causa de su comportamiento lascivo en un evento anterior (un hilo argumental que alude al movimiento #MeToo y enfatiza el potencial de coacción y abuso de poder en la industria). Mientras tanto, la concursante Miss Granada, Jennifer Hosten (Gugu Mbatha-Raw), confía discretamente en su éxito en el concurso, consciente de que le garantizará la oportunidad de alcanzar los objetivos de su carrera. Desafortunadamente, tenemos mucho menos acceso a la psicología de este personaje que a la de las manifestantes, algo vergonzoso, ya que se convierte en una adversaria tan importante como los misóginos organizadores del concurso.

La directora Philippa Lowthorpe (aclamada por la serie dramática de la BBC, Three Girls) nos ofrece una visión panorámica de este evento, enfatizando el impulso feminista de la historia, pero socavándola en cada giro, ya que las múltiples perspectivas de la historia piden su espacio. Nos perdemos el gancho más interesante de la película: la idea de un negocio rotundamente sexista humillado públicamente. En lugar de un verdadero “éxito”, como dice el dicho, al patriarcado sólo se le da un pequeño viaje.

Cuando la historia se divide en episodios más pequeños y anecdóticos, como se hizo en otras películas británicas como Pride y Pago justo, sus respectivas luchas políticas se humanizan pero no para peor. Sin embargo, la historia y presentación tan extravagantes de Rompiendo las reglas, aunque con buenas intenciones, no consiguen elevar su principal incidente a algo más relevante para nuestro tiempo.

Rompiendo las reglas es una coproducción entre Francia y Reino Unido. Ha sido producida por Suzanne Mackie y Sarah Wheale para Pathé, BBC Films y el BFI. Pathé International gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy