email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Alemania / Austria

Crítica: Narcissus and Goldmund

por 

- Stefan Ruzowitzky adapta por primera vez el clásico de la literatura alemana firmado por Hermann Hesse, que gira alrededor de una inesperada amistad entre un monje y un artista

Crítica: Narcissus and Goldmund
Sabin Tambrea y Jannis Niewöhner en Narcissus and Goldmund

El director austriaco Stefan Ruzowitzky, que se dio a conocer con películas como The Inheritors y Anatomy, y que posteriormente alcanzó el reconocimiento de la crítica internacional con la oscarizada Los falsificadores [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
en 2008, ha decidido centrarse ahora en los clásicos de la literatura alemana. Partiendo de un guion   que empezó a desarrollar en 2014, Narcissus and Goldmund [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
es la primera adaptación cinematográfica del clásico del escritor germano-suizo Hermann Hesse. La cinta acaba de estrenarse en Alemania, por cortesía de Sony Pictures Releasing Germany. La película narra una conmovedora historia sobre una amistad inquebrantable ambientada en la Edad Media, aunque presenta algunos problemas de estructura narrativa.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Los protagonistas son Narciso (Sabin Tambrea), un monje asceta, y el artista Goldmundo (Jannis Niewöhner). Ambos han sido amigos desde pequeños, cuando el padre de Goldmundo dejó a su hijo en el monasterio de Mariabronn, donde Narciso estudiaba. Después de una primera parte centrada en su juventud, la historia continúa cuando Goldmundo regresa al monasterio tras años viajando por el mundo. Narciso, que ha alcanzado el rango de abad, lo contrata para diseñar un nuevo altar para la iglesia. Durante los largos días de trabajo y las horas de descanso, ambos reflexionan sobre el pasado, el vínculo que los une (desde que Goldmundo defendió por primera vez a Narciso de unos matones) y las lecciones que han aprendido el uno del otro.

Goldmundo también tiene la oportunidad de meditar sobre la vida que ha escogido, al darse cuenta de que una existencia sencilla dentro de los muros del monasterio no habría sido suficiente para él. El hombre reflexiona sobre cómo ha experimentado el amor, la muerte (materializada en la Peste Negra), la traición y la autorrealización al convertirse en artista. Se hace preguntas acerca de su búsqueda de la perfección, centrada en los bienes terrenales y la añoranza de una madre que desapareció hace mucho tiempo. Es precisamente el anhelo por una absolución espiritual lo que llevará a Goldmundo a encontrar su destino.

Aunque la novela de Hesse se centra principalmente en la historia de Goldmundo, Ruzowitzky pone el foco narrativo en la dinámica entre los dos personajes. La película comienza con su primera interacción cuando son niños, y más tarde salta entre los recuerdos de Goldmundo y su segunda visita al monasterio. Sin embargo, esta dinámica tiene un precio. Si bien el empleo de flashbacks le permite a Ruzowitzky crear una narrativa equilibrada entre sus actores protagonistas, lo cierto es que también frena el ritmo de la película.

La cinta despliega un encanto fascinante en el apartado visual y las interpretaciones de su reparto estelar. Entre ellos, destacan grandes nombres del cine alemán y austríaco como Emilia Schüle, Uwe Ochsenknecht, Sunnyi Melles, Jessica Schwarz, Georg Friedrich y Johannes Krisch, que enriquecen a los personajes secundarios con su talento y presencia. Por otra parte, el diseño de producción evoca un escenario medieval digno de un cuento de hadas.

Aún así, los cuidados escenarios parecen un poco fuera de lugar cuando se yuxtaponen con secuencias de muerte causadas por la peste o imágenes de guetos judíos destruidos. Ruzowitzky sabe cómo mantener su narrativa centrada en el viaje personal de Goldmundo, especialmente en los aspectos espirituales y filosóficos, en lugar de caer en la tentación de ofrecer un comentario histórico. La película recorre con éxito la fina línea que separa la fábula del ensayo atemporal sobre la humanidad.

Narcissus and Goldmund es una producción de las alemanas Tempest Film Produktion, Mythos Filmproduktions GmbH & Co KG y Deutsche Columbia Pictures, junto con la austríaca Lotus-Film GmbH. Beta Cinema se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy