email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Francia

Crítica: La Bonne Épouse

por 

- Martin Provost firma una lograda comedia sobre el tema de la emancipación femenina, con una desatada Juliette Binoche en el papel de una tutora de futuras perfectas amas de casa

Crítica: La Bonne Épouse
Noémie Lvovsky y Juliette Binoche en La Bonne Épouse

La lucha por la liberación de la mujer y la igualdad de géneros, que en la actualidad se muestra comprometida y apoyada por varios hechos emblemáticos, también pone el foco en las pioneras y en los acontecimientos que marcaron esta batalla de largo recorrido por la igualdad. El cine no es una excepción y Sufragistas [+lee también:
crítica
tráiler
making of
ficha del filme
]
, de Sarah Gavron, es uno de los ejemplos más notables de los últimos años. Martin Provost, un director que se siente muy cómodo con los personajes femeninos (de Séraphine [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
a Dos mujeres [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Martin Provost
ficha del filme
]
), invierte en este campo con La Bonne Épouse [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, una comedia de autor muy conseguida ambientada en una provincia francesa en pleno mayo de 1968, que Memento Films Distribution estrena hoy en 650 cines de Francia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Estamos en Boersch, Alsacia, en 1968, en la escuela de economía doméstica Van Der Beck y, a continuación, se detallan las enseñanzas impartidas por la directora, Paulette (una Juliette Binoche tan encorsetada como hilarante), a sus internas, adolescentes en plena eclosión: “Ser ante todo la compañía de su marido (lo que supone comprensión, buen humor y olvidarse de sí misma)”, hacer las “tareas domésticas (cocinar, planchar, remendar y limpiar) sin quejarse”, “llevar las cuentas para conseguir una economía solvente”, garantizar el “espíritu familiar”, “prohibir el consumo de alcohol (…), pero mostrarse conciliadora si su esposo sucumbe a dicho vicio”, y cumplir con su “deber conyugal, pues de ello depende la buena salud física y moral de toda la familia”.

Servir el té con distinción (“imagina que estás en la subprefectura de Forbach”), cocinar con gusto y mostrar una sólida educación moral: con el apoyo de su cuñada, Gilberte (Yolande Moreau), y por sor Marie-Thérèse (Noémie Lvovsky), Paulette se dedica con pasión a su ética perfeccionista de la buena esposa hasta que su marido, el apático Robert (François Berléand), fallece de forma repentina. Además, la viuda descubre que la escuela está al borde de la quiebra. También resurge su antiguo gran amor, André (Édouard Baer), mientras las jóvenes internas de la institución (en especial, Anamaria Vartolomei, Marie Zabukovec, Pauline Briand y Lily Taïeb) manifiestan su deseo de escapar a un destino (“¿Qué destino? ¿Estar sometida a un marido? Yo quiero poder amar a quien yo quiera, cuando yo quiera”) dictado por una sociedad donde los ecos revolucionarios del mayo del 68 parisino resuenan hasta en la provincia, y desencadenan el despertar feminista colectivo y la liberación de los yugos mentales.

La Bonne Épouse sin tomarse en serio y con la ayuda de un humor simple, cercano y muy eficaz (con un guión escrito por Matin Provost y Séverine Werba) consigue su objetivo: distraer mediante un interesante retrato de una Francia donde las mujeres acababan de obtener el derecho a abrir una cuenta bancaria sin la autorización de su marido. La película, muy bien interpretada por todo el reparto y cuyas imágenes muestran la elegancia habitual de Guillaume Schiffman, es una bonita reflexión, con una sonrisa, sobre el camino recorrido durante cincuenta años hacia la emancipación femenina y sobre la importancia de la libertad individual para “encontrar nuestro lugar en el mundo”.  

La Bonne Épouse ha sido producida por Les Films du Kiosque, coproducida por France 3 Cinéma, Orange Studio y la compañía belga Umedia; y distribuida por Memento Films International.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy