email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BLACK NIGHTS 2019 Competición Óperas primas

Crítica: Isaac

por 

- Jurgis Matulevičius se establece como un talento a seguir gracias a su primer largometraje, una película que molestará a los sectores más nacionalistas

Crítica: Isaac

Proyectada en la Competición de Óperas Primas del Festival Black Nights de Tallin, Isaac [+lee también:
tráiler
entrevista: Jurgis Matulevičius
ficha del filme
]
, del debutante Jurgis Matulevičius, es sin duda una de las películas más seguras y convincentes de la última edición del encuentro estonio, y posiblemente la más sorprendente. Aunque la escena inicial, filmada en blanco y negro, retrata los horrores de la Segunda Guerra Mundial en un plano secuencia (como la secuencia del Copacabana en Uno de los nuestros, pero con un cerdo y más gritos), sugiriendo un universo similar al que vimos en Ida [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Pawel Pawlikowski
entrevista: Pawel Pawlikowski
ficha del filme
]
, la película toma rápidamente un rumbo inesperado. Matulevičius parece querer decirnos que esta no es una historia que hayamos visto antes, sino una que deseábamos ver.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Basada en un relato corto de Antanas Škėma, convirtiéndose en la primera adaptación cinematográfica de su obra, Isaac es una cinta compleja y ambiciosa. La historia plantea un trauma profundo que no tiene fácil solución, mientras trata de lidiar con el pasado de todo un país, algo que parece cada vez más problemático. Además, los personajes guardan secretos profundos que acaban por destruir sus relaciones íntimas, de forma mucho más efectiva que cualquier revelación. Gediminas (Dainius Gavenonis), un director de cine recién llegado de un viaje a Estados Unidos, intenta capturar todos estos elementos en la década de 1960, pero siempre acaba regresando al mismo tema: la Masacre de Lietūkis Garage en 1941, que se convierte en la particular “magdalena de Proust” de la película. Por su parte, su amigo Andrius (Aleksas Kazanavicius) sabe mucho más al respecto de lo que le gustaría admitir, algo que intenta ocultar incluso a su mujer, Elena (Severija Janušauskaitė), de la que cada vez está más distanciado.

La película transita entre décadas, personajes, géneros, rumores y recuerdos que todavía están dolorosamente presentes, como una pequeña astilla clavada bajo la piel. En cualquier caso, Isaac no es una obra que podamos ver con el piloto automático, sino que requiere de un esfuerzo real por parte del espectador. Aunque la cinta de Matulevičius merece ser elogiada por su compleja representación de la guerra, o más bien de sus efectos duraderos, también es un drama impresionante, que cuenta con un singular trío protagonista con una química envidiable. Estamos ante tres personajes visiblemente dañados que se niegan a rendirse, a pesar de todos los intentos fallidos por establecer algún tipo de conexión emocional. Matulevičius lo observa todo con calma, pero su visión equilibrada es digna de alabanza. En su película, la guerra no es simplemente el problema de un hombre, sino el fracaso de toda la humanidad.

Todo esto convierte a la cinta en algo más que un debut brillante, una expresión que tiende a minimizar los méritos de las primeras obras. Issaac es simplemente una película brillante. Además, incluye una de las frases más acertadas que esta cronista haya escuchado en mucho tiempo, en referencia a las "controversias" generadas por algunas películas recientes, que se atreven a reabrir viejas heridas nacionales. "Estamos filmando la historia", dice Gediminas, tratando de calmar a un actor que se niega a interpretar una escena que considera demasiado vulgar. “¿Acaso la historia es indecente?”. Ni te lo imaginas.

Isaac es una coproducción entre Lituania y Polonia, producida por Stasys Baltakis para Film Jam, junto con Vitaliy Sheremetiev y Natalia Libet de Esse House y Kuba Kosma de Takfilm.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.