email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2019 Orizzonti

Crítica: Pelican Blood

por 

- VENECIA 2019: Lamentablemente, la película de inauguración de la sección Orizzonti, dirigida por Katrin Gebbe, se cae al suelo antes del salto final

Crítica: Pelican Blood
Nina Hoss y Katerina Lipovska en Pelican Blood

Pelican Blood [+lee también:
tráiler
entrevista: Katrin Gebbe
ficha del filme
]
está repleta de elementos que recuerdan a las novelas de Cormac McCarthy: susurradores de caballos, drama psicológico y un universo traumático. La segunda película de Katrin Gebbe, ambientada en Alemania, contiene otra sólida interpretación de Nina Hoss como Wiebke, una madre soltera de cuarenta años que adopta un segundo hijo. Wiebke se gana la vida entrenando caballos que serán utilizados por la policía en manifestaciones. Uno de ellos, Top Gun, es muy problemático, pero Wiebke cree que es lo suficientemente inconformista para corcovear. Gebbe intenta sorprendernos con una historia sobre la maternidad en la película inaugural de la sección Orizzonti del Festival de Cine de Venecia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

La película nos avisa que habrá sangre cuando Wiebke va a recoger a su hija de cinco años, Raya (Katerina Lipovska), a un centro de adopción búlgaro. Ve un cuadro de un pelícano en la pared. Le explican que la obra refleja la imagen cristiana de la madre pelícano, que alimenta a sus hijos muertos con su propia sangre para resucitarlos. Una imagen más premonitoria que un cuadro de Linda Blair en El Exorcista. La película contiene muchos momentos de exposición que pretenden convencer al espectador de la credibilidad de esta increíble historia, como si dijesen: “En Alemania, las mujeres solteras que trabajan pueden adoptar niños”.

Raya empieza a sembrar el caos, asustando a su hermana mayor y a sus compañeros de clase. El tema de los niños con problemas psicológicos y la posibilidad “salvarlos” se está convirtiendo en un tema recurrente en el cine. Hace poco, System Crasher [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Nora Fingscheidt
ficha del filme
]
, una película de temática similar, candidata alemana al Óscar de Película extranjera, triunfó en el Festival de Cine de Berlín. También hay elementos de la adaptación que hizo Lynne Ramsay de la novela Tenemos que hablar de Kevin [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Lynne Ramsay
ficha del filme
]
, de Lionel Shriver. La película acierta en mostrar los extremos a los que es capaz de llegar Wiebke antes de aceptar la derrota.

Lo vemos en su trabajo con los caballos y en cómo trata a Raya. Al igual que hace con sus amigos de cuatro patas, intenta varias técnicas: amor, cuidado, interacción física y, en ocasiones, voz autoritaria. Hay una figura patriarcal en el personaje del simpático agente de policía Benedikt (Murathan Muslu), que alberga intenciones románticas, aunque esta parte de la historia es bastante superflua.

Hay algunas escenas intensas entre madre e hija, pero las exigencias del papel de Raya son muy altas para un niño actor. La conexión neurológica de Raya no admite sentimientos de miedo y empatía, según explica un pediatra.

Mientras la interpretación de Hoss roza la excelencia en casi toda la película, no ocurre lo mismo con el argumento. El tono se supera cuando Wiebke llama a un curandero para intentar curar a Raya. Este movimiento desplaza la acción hacia el territorio del terror gótico estadounidense. La batalla espiritual contra los científicos parece una introducción tardía a la historia y hace que la película pierda el rumbo cinematográfico.

Pelican Blood ha sido producida por la compañía alemana Junafilm UG, en coproducción con la búlgara Miramar Film. Films Boutique gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy