email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CINEMA JOVE 2022

Chechu García-Berlanga • Director de El joven Berlanga

“Luis García-Berlanga supo muy bien vivir”

por 

- Este sobrino nieto del gran maestro valenciano ha presentado en la ciudad natal de ambos un documental que narra los primeros 25 años de vida del genio, cuando se formó su personalidad irrepetible

Chechu García-Berlanga • Director de El joven Berlanga

Chechu García-Berlanga ha escrito, producido y dirigido El joven Berlanga [+lee también:
entrevista: Chechu García-Berlanga
ficha de la película
]
, film de no ficción construido a base de entrevistas y material de archivo que ha sido una de las proyecciones especiales del 37º Cinema Jove, festival que se clausuró el pasado sábado en la ciudad del Turia. Ese mismo día charlamos con este familiar del genio valenciano Luis García-Berlanga (Plácido, El verdugo).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cuál es el futuro inmediato de la película? ¿Se podrá ver en plataformas o cines?
Chechu García-Berlanga:
El documental nace de un impulso por contar cómo fue la juventud del maestro en Valencia, antes de irse a Madrid. Lo he hecho con amigos, de una manera muy independiente. No tengo idea de dónde podrá verse y cual será su futuro: de momento no tengo contrato ni preventas, ni de televisiones ni de plataformas; estoy abierto a todo. Yo estudié ingeniería forestal porque, aunque era un cinéfilo empedernido, pensé que mi apellido podía pesar mucho a la hora de hacer cine de forma profesional. También soy guía turístico y en 2003 realizo mi primer corto y luego empecé a hacer gamberradas audiovisuales con amigos, tituladas El indefinido y El capitán clítoris, que le hubiera encantado a Luis: sobre un superhéroe valenciano que provocaba orgasmos solo con rozar a las mujeres, por lo que todos le tenían envidia. Hace un par de años gané un premio en la Mostra de Valencia con un documental sobre el Niño Miguel, el mejor guitarrista flamenco de la historia según algunos entendidos. De ahí ya me lancé a hacer el segundo documental serio, que ahora se exhibe aquí.

El joven Berlanga muestra cómo se forma la personalidad de un genio.
Es complicado contarlo, pero sí se dan las pinceladas, teniendo en cuenta el ambiente en que vivió, el momento político y social de su propia ciudad y esa atmósfera rural que disfrutó a través de su familia paterna. Las influencias también que tuvo. Lo malo es que ya no queda nadie vivo de aquella época, que abarca del año 21 al 47 del siglo pasado. Entonces decidí darle voz a Luis, buscando artículos, periódicos y biografías, haciendo una selección divertida.

Ahí aparecen asuntos fundamentales en su filmografía, como el sexo o la política…
Su abuelo fue un gran político (diputado en las Cortes) y lo sustituyó el hijo, abogado que sucedió al padre en su partido. Luis viene de la unión entre los grandes pasteleros de Valencia y los grandes políticos de Utiel: juntas los dulces y la política, y sale el cineasta.

¿Cómo has estructurado el guion: te has guiado más por los temas que abordas o por la cronología?
Por el tiempo, aunque había capítulos donde nos metíamos más, como el de las influencias o las fallas, pero es un film cronológico. El guion empezó siendo medio ficción y lo fuimos construyendo sobre la marcha, con entrevistas y recortes de prensa que se iban encontrando. En las entrevistas siempre había una pregunta sobre la “mediterraneinad” del cine de Luis: de ahí viene el estudio de cómo ha podido influir el lugar donde nace sobre el cine que luego dirige.

¿Qué has descubierto de Luis García-Berlanga en este proceso que no supieras anteriormente?
Muchas cosas, sobre todo asuntos familiares. Estamos hablando de una persona que ha sabido divertirse toda la vida y ha triunfado. Ha sabido combinar muy bien el ser una persona traviesa, gamberra, hedonista pero con límites, sin sobrepasarse, siendo también muy inteligente y trabajador, sabiendo cómo divertirse y, a la vez, trabajar, y sacar un producto que además sea una lección sin ser pedante, diciendo las cosas con sutilidad. La filmografía de Luis y este El joven Berlanga abren las puertas a que todos busquemos cierto equilibrio entre pasarlo bien, trabajar y ser comedidos, sin polarizarnos: Luis acabó siendo independiente, sin asociarse ni afiliarse, siempre llevándose bien con todo el mundo, fuera del partido que fuera, porque entendía muy bien al ser humano y a la biología y a las causas que a cada uno le pueden llevar a comportarse de una manera, hasta un punto, porque nadie puede aguantar ciertas cosas. Todo eso se refleja y se dice en el epilogo: que Luis luchó por eso. Él supo muy bien vivir.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy