email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Competición

Albert Serra • Director de Pacifiction

"¡El personaje de De Roller me recordó a Donald Trump!"

por 

- CANNES 2022: Hemos hablado con el director catalán justo después de la estupenda recepción de su mareado e hipnótico debut en la competición del festival francés

Albert Serra  • Director de Pacifiction

Lo primero que notas al sentarte con Albert Serra es que podría ser un buen personaje para una de sus propias películas. Este crítico nunca se ha sentido tan deslumbrado por el estilo de un director a la hora de vestirse para sus entrevistas: gafas de sol, zapatillas,... Y luego está su estilo de conversación, cargado de elocuencia y, a veces, obscenidades. El cineasta se encontraba de muy buen humor en el Festival de Cannes tras el estreno de Pacifiction [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Albert Serra
ficha de la película
]
, su trabajo más ambicioso hasta la fecha, y posiblemente el más poderoso, presentado en el Grand Théâtre Lumière.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Dirías que esta es la película que llevas queriendo hacer toda tu vida, o al menos toda tu carrera artística?
Albert Ser
ra: No, porque tal vez quieras decir que no puedo ser más ambicioso o hacer películas más grandes. Es cierto que se trata de un proceso de evolución. Abre las puertas a algo totalmente diferente, más ambicioso y más loco. Para aquellos que conocen mi trabajo en el mundo del arte, aún hay más producción, como el trabajo que hice para la Biennale de Venecia. No me preparo, no tengo una agenda y no tengo preocupaciones sobre mi carrera. Me concentro en cada obra, en la evolución de las imágenes y el mundo visual que puedo crear.

¿Podrías explicar las resonancias del título internacional de la obra (Pacifiction)?
¡Es simplemente una ficción en el Pacífico! La idea es esta: la película es pura fantasía. Toca lo político, lo contemporáneo, lo humano y las relaciones humanas, pero al final, me gusta la idea de que sea exótica, artificial e increíble. Todas las relaciones entre estas dos personas, De Roller y Shannah, son casi grotescas. Es un almirante que tiene muchos submarinos atómicos.

¿Cómo fue la preparación en las distintas islas antes de comenzar el rodaje? ¿Cómo encontraste a los actores no profesionales, como los bailarines o los jefes de clan?
Solo hice un viaje al lugar. Se suponía que comenzaríamos a rodar inmediatamente, y entonces llegó el COVID-19. Prefiero la fricción que provoca ir allí y no saber nada, y estar con todo el equipo. La fricción, los enfrentamientos, el choque. Esto crea inocencia y espontaneidad. Hay muchas cosas que no están bajo control. Se trata de una pesadilla absoluta para la gente de la industria. Quieren mantenerlo todo bajo control porque es una industria enorme y hay mucha presión temporal. Con esta forma de trabajar, solo puedes conseguir una cosa: puedes estar económicamente cómodo, pero jodido a nivel artístico.

Durante tu charla sobre Amos Vogel en el NYFF del año pasado, hablaste sobre lo que describes como “la vulgaridad de la narrativa”. ¿Te preocupaba esto mientras hacías Pacifiction?
Por lo general, cuando hablas de narrativa, es como si te dirigieras a un niño: “Este es el bueno, este es el malo”, o “este es el diablo, es un corrupto”. Le estás pagando a alguien por decirte lo que ya sabes. Le pagas 10 $ para que te dé imágenes que ya has visto o una sensación que ya has sentido. En el futuro, no pagarás por esto, ya que tendrás cientos de ejemplos en Netflix. Es mucho más barato tener 200 ejemplos de la misma mierda, al mismo precio. Si realmente te interesa ese tipo de mierda, quiero decir. Si quieres cosas buenas, será más caro.

Sin embargo, has mencionado Chinatown como una fuente de inspiración. Se trata de un ejemplo supremo de narrativa.
Tiene buenos actores, especialmente John Houston. Pero también está toda la confusión de la última escena, el tema del incesto, que es muy oscuro, y el tema de la corrupción y el agua. El punto de vista es importante: Jack Nicholson está en todas las escenas de la película y solo tenemos la información que él tiene. Estamos en su mente o en sus ojos. En este caso, quería hacer lo mismo, pero de una forma más contemporánea. También están El último testigo y El camino de Cutter, con esa sensación de paranoia que gobierna el mundo. Hablando de paranoia, también están las compañías fiduciarias, grupos de empresas que antes actuaban en la sombra, pero ahora son visibles. Ya no necesitan esconderse. Aun así, el poder militar está bajo una forma de control más oscura, porque el poder económico de estas empresas es bastante obvio. Sin embargo, para mí, el poder militar es más fascinante. Siempre es más interesante tener un sargento en el ejército, en comparación con el directivo de una gran empresa.

¿Ves a De Roller como un reflejo de políticos actuales, que pueden ocupar el centro ideológico, como Macron o Biden?
¡El personaje de De Roller me recordó a Donald Trump! Con esa actitud propia de las peleas de gallos y el “¡Aggghhh!” [imita las peleas de gallos]. De acuerdo, parece afable, pero también es populista, amable e incluso encantador. Después, empiezas a verlo como un paranoico, y finalmente como un psicópata. Hay algunas sonrisas, pero son las de un psicópata.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy