email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Cannes Première

Emmanuel Mouret • Director de Chronique d'une liaison passagère

"Lo que me interesaba sobre todo era que esta aventura tuviese un aura de una muy grande"

por 

- CANNES 2022: El director francés habla sobre el amor, las aventuras románticas, el deseo y las emociones, así como de la cuestión de género, al explicar su película

Emmanuel Mouret • Director de Chronique d'une liaison passagère
(© Xavier Lambours)

Emmanuel Mouret pasa por el filtro de su estilo analítico, afectuoso, risueño y lleno de encanto la trayectoria de una aventura de sentimientos enmascarados en Chronique d'une liaison passagère [+lee también:
crítica
entrevista: Emmanuel Mouret
ficha de la película
]
, que se ha estrenado en la sección Cannes Première del 75º Festival de Cannes.  

Cineuropa: El amor está en el centro de tus películas. ¿Por qué la perspectiva del vínculo?
Emmanuel Mouret: Más que el amor, tengo la impresión de hacer más bien historias de deseo con obstáculos y suspenso. Así, adapté un boceto del guion escrito por Pierre Giraud cuya escritura había supervisado. Ante todo, me interesaba la historia de dos amantes pero solo a través de sus encuentros, construir el suspenso en torno a sus citas y darle a esta pequeña aventura un aspecto de gran aventura. Pues está presente esa discrepancia que existe en la actualidad, pero que es de todas las épocas, entre dos dimensiones vinculadas, pero a menudo enfrentadas: la del placer porque son dos personajes que solo se comprometen a verse por placer, y la más espiritual, sagrada o mística como queramos, del amor, y cómo uno y otro se entremezclan.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Cómo decidiste el número de citas, una veintena, que jalonan la historia?
Eso se hace a través de intuición dramatúrgica, una progresión. Me interesaba que el deseo de esta pareja de amantes de verse solamente por placer y no proyectar nada fuese un deseo que funcione de alguna manera pero que el espectador esté un poco por delante de ellos; y creo que se divierten mucho estando juntos, tanto para hablar como para hacer el amor, algo que hará que surja el sentimiento. El espectador ve surgir el sentimiento de que en esta gran libertad que los dos personajes se permiten, se prohíben formular. ¿Cómo van a hacer con este sentimiento que nace y cómo van a negociar con ellos mismos? Pues quién dice sentimiento sin proyección. Yo quería poner en juego este conflicto entre dos libertades.  

¿El tono siempre en el límite de la comedia, debe mucho a los actores que elegiste, Vincent Macaigne y Sandrine Kiberlain, o era tu intención jugar con esta frontera?
Yo quería que fuese una película ligera y seria a la vez. Lo que me seducía de la pareja Sandrine Kiberlain – Vincent Macaigne es que son portadores de una verdadera fantasía que todos conocemos. Desde las primeras lecturas, esta pareja funcionó muy bien, también gracias al contraste de sus dos vitalidades. Es muy difícil hacer un casting cuando solo hay dos personajes principales y estoy muy contento de haber podido reunirlos porque encarnan a la vez la sinceridad y la sensibilidad, pero también la comicidad.

También tocas la cuestión del género.
Quería mantener ese elemento del guion original de Pierre Giraud. Para mí, la cuestión del deseo preexiste a la del género. En una película, yo puedo identificarme tanto con un hombre como con una mujer, un homosexual, un transexual, un heterosexual, y creo que nos identificamos con el deseo y no con su género.   

¿Cuáles eran tuis principales intenciones con respecto a la puesta en escena?
Tenía ganas de amplitud para una historia intimista, que esta pequeña historia íntima y oculta no sea una película de sábanas y camas. Así que los amantes se encuentran en varios entornos diferentes y casi no los vemos sentados, excepto una o dos veces quizás. Están todo el tiempo en movimiento, deambulando, andando, desplazándose, y son también los movimientos de sus pensamientos, de sus palabras, de sus sentimientos, de sus interrogantes. Yo también quería que ellos fuesen rápido, y hay muchas conversaciones, palabras, para que el espectador esté tenso frente a la pantalla.

Los carteles de Atormentada y Las damas del Bosque de Bolonia y un extracto de Escenas de la vida conyugal aparecen fugazmente en la película. Imagino que no es una casualidad.
Son tres películas que tienen que ver con lo mismo. Atormentada es una película bastante buena con la gran modernidad de la época de hacer todo en planos secuencia. De Las damas del Bosque de Bolonia, yo mismo hice una adaptación, Mademoiselle de Joncquières [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Emmanuel Mouret
ficha de la película
]
. En cuanto a Escenas de la vida conyugal, hay un verdadero vínculo con Chronique d'une liaison passagère, y hubiera podido llamarse Scènes de la vie extra-conjugale, ya que también hay escenas para dos en torno a dos personajes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy