email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SUNDANCE 2022 Competición World Cinema Dramatic

László Csuja y Anna Nemes • Directores de Gentle

"Nos ha inspirado el mundo del culturismo, en el que el control es muy importante"

por 

- La película de los directores húngaros sobre una pareja de culturistas es un íntimo retrato que describe muy bien su título

László Csuja y Anna Nemes • Directores de Gentle
(© Dániel Bálint/János R. Szabó)

Los directores húngaros László Csuja y Anna Nemes han presentado su película Gentle [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: László Csuja y Anna Nemes
ficha de la película
]
en la Competición World Cinema Dramatic del Festival de Sundance de este año. Hablamos con los directores sobre su relación con el mundo del culturismo, sus protagonistas y el concepto visual de la película.

Cineuropa: ¿De dónde surgió la idea para la historia?

Anna Nemes: Soy pintora y he pintado a mujeres culturistas durante varios años. A través de esto, conocí a algunas de ellas y quise saber más. Siempre me interesó el culturismo e imaginaba lo que debe ser vivir en un cuerpo tan grande. Además, observé cómo trata la sociedad a los culturistas porque no son convencionales y sufren por ello. Todo vino junto, y tenía algunas ideas para escenas y situaciones que podrían convertirse en una película. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

László Csuja: Seguía el trabajo de Anna. Cuando me mostró las escenas que había imaginado, me di cuenta de que tenían el potencial para una película. Pienso que el tema es rico y contemporáneo. Juntos, pensamos más escenas; también algunas divertidas.  

¿Cómo hiciste tu investigación, y durante cuánto tiempo?
A.N.: Empezamos a escribir el guion en 2014-2015. Mientras tanto, hice un documental sobre culturismo femenino para saber más.

¿Encontraste a tus protagonistas a través del documental?
A.N.: Sí, fue durante la producción del documental. Y supe al instante que quería a Eszter Csonka para la película.

L.C.: Cuando vi a Estzer en el documental, quedé encantado y sorprendido. Hicimos una entrevista larga con ella y luego reescribimos el guion, incorporando elementos y experiencias de su propia vida. Mientras escribíamos el guion, su vida fue una fuente de inspiración constante.

¿Sigue siendo culturista?
A.N.: No, dejó de asistir a competiciones en 2018, después de haber ganado todo: es campeona mundial. Pero para la película, volvió a ponerse en forma. Ahora es entrenadora y participa en competiciones como miembro del jurado.

L.C.: El culturismo no es saludable.

Es uno de los temas de la película. ¿Fue honesta sobre las desventajas?
A.N.: Los culturistas no son tan tímidos con esas cosas. Nunca han mentido ni han intentado ocultarlo. El culturismo no es como otros deportes, donde son mucho más estrictos, al menos en la superficie. Por supuesto, saben que no es legal, pero no intentan esconderlo. Todos saben que se necesita más que droga para conseguir algo.

L.C.: No sólo es un deporte, sino una forma de vida.

¿Cuáles son los aspectos más importantes de esos personajes que quisisteis mostrar?
A.N.: Su relación estaba en el centro de todo: la dinámica, y sus resultados y posibilidades. Se necesitan el uno al otro, y lo que existe entre ambos es real. Edina cambió la dinámica mientras se volvía más independiente, y queríamos darles a los personajes la oportunidad de hacerlo bien al final. Adam se da cuenta de que cometió errores, pero como Edina nunca dice que no ni expresa sus sentimientos, también era complicado para él.

¿Qué quisisteis expresar con el episodio en el campo y la matanza del cerdo?
L.C.: Edina vive en un mundo artificial, en una cárcel, de la que intenta escapar. La relación entre Edina, la naturaleza y los animales es una metáfora de su deseo de encontrar algo natural en su vida. Y, además, de la misma manera que su padre alimenta a los cerdos, Adam la alimenta a ella. La relación íntima con el cerdo muestra que ella entiende sus sentimientos y su situación. También es un recordatorio de la muerte.

¿Cómo desarrollasteis el concepto visual de la película?
A.N.: El estado emocional de los personajes tenía que ser visible a través del concepto visual y de las vidas de los dos protagonistas. La situación extraña con el otro chico tenía que ser tan bonita como ideal para crear un contraste.

L.C.: Nos inspiramos en el mundo del culturismo, que tiene mucho que ver con el control. El gimnasio parece una cámara de tortura: hay líneas verticales que recuerdan a una prisión. Usamos un estabilizador de cámara, y luego Edina cambia de opinión, se vuelve más suave y los fotogramas están más abiertos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy