email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VALÈNCIA 2021

Iñaki Sánchez Arrieta • Director de El lodo

“El paisaje fue el comienzo del proyecto”

por 

- Con su segunda película, protagonizada por Raúl Arévalo y Paz Vega, el cineasta levantino inaugura la edición número 36 de la Mostra de València – Cinema del Mediterrani

Iñaki Sánchez Arrieta  • Director de El lodo

Tras su tensa ópera prima Zerø [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, Iñaki Sánchez Arrieta ha rodado El lodo [+lee también:
entrevista: Iñaki Sánchez Arrieta
ficha de la película
]
, drama que protagonizan Paz Vega y Raúl Arévalo filmado en la Albufera, uno de los enclaves naturales más fascinantes de los alrededores de la ciudad donde se celebra la Mostra de València – Cinema del Mediterrani, cuya 36 ª edición abre este film.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: En tu primer largometraje, Zerø, el paisaje cobraba especial importancia; veo que en El lodo sucede algo parecido.
Iñaki Sánchez Arrieta:
Sí, de hecho, la génesis del film surgió al pensar que teniendo un lugar como la Albufera al lado de Valencia aún no se hubiera contado nada sobre ella, porque entonces no se había rodado la serie El embarcadero ni ninguna otra película. Entonces pensé sobre qué se podía contar de ese lugar y paseando por allí descubrí que, como en cualquier Reserva Natural, había muchos conflictos e intereses: por un lado quienes defienden la naturaleza y por otro los que tienen que vivir de ese entorno. El paisaje fue, efectivamente, el comienzo del proyecto.

Entonces ¿parte de lo que se cuenta está basado en hechos verídicos?
Decidí cambiar el nombre al lugar y llamarlo Laguna Blanca –no se llama La Albufera ni Valencia– porque la película narra conflictos que son comunes a muchos sitios. Y sí, son problemas que existen.

Yo he oído disparos nocturnos en ese lugar, cuando me alojé en uno de sus campings.
Sí que hay cazadores furtivos allí y lo contrasté con gente que vive y trabaja en ese lugar: me confirmaron que había cosas escritas en el guion que eran exactamente igual en la Albufera.

En este caso el protagonista es un ecologista, pero a veces también sucede que en pequeñas comunidades se percibe desconfianza hacia el extraño.
Yo tuve como referencia para escribir mi guion La caza [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Thomas Vinterberg
entrevista: Thomas Vinterberg
ficha de la película
]
, de Thomas Vinterberg, también Perros de paja, de Sam Peckinpah, o Bosque de sombras [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, de Koldo Serra: en las tres, extranjeros llegan a lugares. Y ese síndrome nos suena familiar: cuando alguien llega a un sitio al que no pertenece y surgen recelos y miedos. La película habla del miedo de sus personajes a dar pasos o abrirse a la verdad y la realidad: de ahí surgen los conflictos de El lodo, cuyo tema central es la mala gestión de ese miedo.

A veces tu película recuerda a un western moderno.
Sí, pero no era la intención primera, pero ha adquirido ese sabor, lo que me hace muy feliz: desde la estética y los colores, a la fotografía y vestuario.

Tal vez estaba en tu subconsciente…
Sí, a veces rodando nos dábamos cuenta y seguíamos en esa línea: no había intención de buscarlo… pero surgió.

La película habla también de cómo las tragedias personales afectan profundamente a las relaciones.
Sí, ese miedo de quienes están en un lugar y temen perder su estabilidad, aunque ésta sea muy precaria, pero temen que alguien les robe lo poco que tienen. Y el miedo detonante de todo, que pone a caminar la película es el de aceptar lo que ha pasado tiempo atrás. Concebí el personaje de Raúl Arévalo como un tipo controlador que siempre ha organizado su existencia: el hecho de reconocer algo que pasó le pone en entredicho, porque eso se le escapó.

También está el asunto de cómo lo personal puede influye en lo laboral y viceversa.
En ese sentido hay analogías con mi película anterior: me interesa el pasado y su resultante, que finalmente somos nosotros, que buenamente gestionamos. Eso afecta a la vida personal, a la sentimental y a la laboral: el protagonista de El lodo se escuda en el éxito en el trabajo y en las ocupaciones para no pensar en la nube negra que tiene encima, de la que es consciente y a la que no quiere plantarle cara.

Para terminar: ¿fue complicado rodar en un escenario con tanta agua, cañas y barro?
Ha sido bastante aventura, divertido en el buen y mal sentido, rodando con barcas, transportando en ellas los equipos y maquillando a los actores saltando de una a otra. Tuvimos además una tormenta que inundó el decorado principal, con días sin poder rodar y tuvimos que echar mano de un plan B. Pero el lugar también nos ofreció atardeceres increíbles y ver unas bandadas de aves brutales. Ha sido bonito y duro, pero creo que en la película está muy bien representado el espacio de la Albufera: se ve perfectamente que hemos estado ahí dentro.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy