email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TORONTO 2021 Special Presentations

Fabrice Du Welz • Director de Inexorable

"Intenté no ir mucho de artista en esta película, para construir un thriller puro"

por 

- El cineasta belga nos habla de su nueva cinta, que mantiene una continuidad con respecto a su obra anterior pero renueva su estilo al encerrar la historia en un solo lugar

Fabrice Du Welz  • Director de Inexorable
(© Aurore Engelen)

Hablamos con el director belga Fabrice Du Welz, cuya última película, la profundamente oscura Inexorable [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Fabrice Du Welz
ficha de la película
]
, ha sido seleccionada para participar en la sección Special Presentations del Festival de Toronto. Nos habla de su nueva película, que está muy en consonancia con su trabajo anterior, pero que también trae aire fresco a su particular estilo de cine al explorar el formato de puerta cerrada.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo surgió la idea de Inexorable, y hacia qué dirección apuntabas?
Fabrice Du Welz: Quería era construir un auténtico thriller erótico, como los que había cuando era adolescente, películas como La mano que mece la cuna, Atracción Fatal, Instinto Básico, Mujer Blanca Soltera busca…, con tensión sexual real, algo horrible, pero también muy emocionante. Eso es lo que intenté hacer usando el arquetipo de una mujer joven que descubre las mentiras de todos, pero cambiando mi enfoque, sobre todo en la puesta en escena, que es lo opuesto a lo que hice en Adoration [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Fabrice du Welz
ficha de la película
]
.

Una de las escenas iniciales más llamativas de la película es una aparición fantasmal, una joven vestida de negro que se mueve hacia la cámara acompañada de un perro blanco enorme. Los dos parecen estar unidos…
La animalidad está en el centro de la película, la animalidad de Gloria viene de este perro. Este perro perdido, al que las personas buscan al principio de la película, encuentra un eco en la joven Gloria que también está perdida y busca un maestro. No quería que el salvajismo de la película fuese puramente demostrativo, quería que viniera de algún lugar. Trabajé mucho en la psicología de los personajes, e intenté distanciarme lo máximo posible de la puesta en escena. Intenté construir esta película de una forma más cerebral y precisa que sus predecesoras, por lo que necesité un proceso más intuitivo, incluso en lo referente a la progresión de la historia. He enmarcado la película de una forma muy diferente. Hay más planos generales y hasta una especie de clasicismo. En realidad, intenté no jugar demasiado al artista con esta película, y construir un thriller puro y simple. Hay algo de la vieja escuela cuando ves el grano y los créditos anticuados; es una característica de esta película, hasta el final. Es una película imbuida por un cierto grado de nostalgia cinéfila, en la que entras como si fuera una película de Chabrol, que luego se convierte en una especie de agujero negro que absorbe a los espectadores y los llena de una necesidad urgente de saber lo que ocurre al final.

¿Qué es lo inexorable para la humanidad? ¿El mal? ¿Es Gloria una alegoría de esto?
Gloria es un símbolo de la mentira. En las películas de fantasmas, suelen ser la encarnación de una mentira o incluso del pecado original. Al final, es lo que representa Gloria; llega de una forma fantasmal a esta casa que parece ser tranquila, a primera vista. Pero está profundamente enredada en mentiras; mentiras indescriptibles que se remontan veinte años atrás. En cuanto sale a la luz la primera mentira, no hay vuelta atrás. Y me encantó ese mecanismo.   

La película transcurre en un espacio cerrado —algo nuevo en tu particular estilo cinematográfico— donde la casa es un auténtico personaje.
El personaje de la casa era muy importante. Manu Dacosse, Manu De Meulemeester y yo trabajamos en las texturas, la luz, en cómo iluminar escenas usando sólo las fuentes de luz disponibles en el escenario… Fue un proceso de tres pasos: invertimos y diseñamos la casa para que evolucionara conforme avanzaba la historia. Con la mentira, la grieta se hace cada vez más grande. Y la casa, por su parte, empieza a temblar.  

A diferencia de Calvario [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
o Adoration, no hay nada absurdo en la violencia de la película; es puramente literal, como la del cine negro.
Creo que fue François Guérif quien dijo que el cine negro es un género donde todos son víctimas, y eso es exactamente lo que yo quería hacer. De hecho, nunca me ha interesado lo falso, sino la poesía amoral. Lo que me interesa es la complejidad de las personas. Lo que hace que al cine negro tan extraordinario es el hecho de que los guionistas no se preocupan por lo que es moral.

¿Qué tienes en mente?
Estoy preparando una nueva película, Maldoror, que cuenta la historia de un joven que se ha hecho gendarme para cambiar su vida y ser útil. Se une a una operación de vigilancia para seguir a un famoso agresor sexual. Está ambientada en Bélgica en los años 90, remontándonos a la historia reciente del país. Está muy bien documentada, el guion ya está escrito y vamos a intentar grabarla el año que viene.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy