email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2020 Orizzonti

Giovanni Aloi • Director de La Troisième Guerre

"Esta no es una película sobre París en donde la gente se besa frente a la Torre Eiffel, es sobre un París en uniforme de guerra"

por 

- VENECIA 2020: Giovanni Aloi nos habla de su película en la sección Orizzonti La Troisième Guerre, que retrata París como una ciudad repleta de soldados armados preparados para la batalla

Giovanni Aloi • Director de La Troisième Guerre
(© La Biennale di Venezia/Foto ASAC/Giorgio Zucchiatti)

La Troisième Guerre [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Giovanni Aloi
ficha de la película
]
, del director Giovanni Aloi, nacido en Italia y afincado en París, ofrece una visión diferente de la ciudad donde reside, frecuentada por soldados armados, listos para enfrentarse a la realidad. La película se ha proyectado en la sección Orizzonti del Festival de Cine de Venecia.

Cineuropa: ¿Cómo surgió la idea de contar la historia de estos soldados, que luchan contra el terrorismo entre los civiles, en las calles de París?
Giovanni Aloi: Yo vivo en París. En 2015, estuve fuera y volví el día después de los atentados de Bataclan. La ciudad había cambiado: había muy poca gente en la calle, el metro estaba casi vacío, Montparnasse parecía un barrio fantasma. En resumen, la ciudad ruidosa parecía postapocalíptica. Después, vi a esas personas patrullando las calles, muy jóvenes y con armas pesadas, esperando a que ocurriera algo. Los observé y sentí que había una historia. Empecé a investigar un poco y aquí estamos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El protagonista, el joven Leo, le dice a su madre que no puede hablar de su trabajo. ¿Cómo conseguiste la información que necesitabas?
Entrevisté a los que habían dejado el ejército y podían hablar de sus experiencias. Después, mi coguionista, Dominique Baumard, y yo volcamos la información obtenida en la historia. Un ejemplo real es el personaje interpretado por Leïla Bekhti —Coline, la sargento— y la misoginia que se encuentra en un ambiente lleno de testosterona. Lo que no sabíamos en ese momento era que Coline iba a estar embarazada porque Leïla lo estaba. Nos enteramos un mes antes del rodaje. Pero lo añadimos a la historia, que se volvió más interesante.

Los exsoldados que entrevistaste, ¿a qué se dedican después de haber dejado el ejército?
Bueno, uno de ellos trabajó con nosotros en el set, ayudando a los actores a moverse, a sujetar bien las armas y a corregir su vocabulario: hablan una jerga y, durante las entrevistas, estuve muy atento para trasladar el discurso adecuado a la película. Después, ese hombre participó en otras producciones cinematográficas, creo que como asistente de producción. El set de grabación estaba cerca del ejército. Ya sabes, hay que ser preciso.

¿Cómo conseguiste la autorización para disparar en las calles de París con esos personajes armados y uniformados?
La preproducción fue muy complicada. No estaba permitido grabar esas escenas en el centro de la ciudad; una ciudad traumatizada por los tiroteos. Hubo muchos cambios y negociaciones sobre la marcha con las autoridades competentes. Por supuesto, no pudimos usar la base militar real, pero usamos una antigua que ahora es un orfanato. Luché mucho para conseguir las imágenes que quería. No es una película donde la gente se besa frente a la Torre Eiffel, vemos París con uniformes de guerra, parece ciencia ficción pero es real. 

¿Cómo explicas el título? ¿Qué es para ti la Tercera Guerra?
Yo creo que, después de la Segunda Guerra Mundial, todavía estamos en guerra, una guerra larga y continua. Siempre hay una guerra en curso, y esto es un episodio de dicha guerra, en París. Aunque me gusta el título, todavía me parece una pregunta delicada cuando me la hacen y tendré que volver a reflexionar sobre ello.

¿Has hecho el servicio militar?
No. Mis padres me dijeron: “¡Tienes que estudiar, de lo contrario irás al ejército!”, y a mí me asustaba mucho ir allí. Era un estudiante muy malo, hasta repetí un curso, pero lo conseguí. Al final, mis padres están orgullosos de mí. Ahora están en un pequeño pueblo costero en Liguria, cerca de Génova, y les hablan a todos de su hijo famoso —el director— que está en Venecia. Los visité la semana pasada y todos me animaron. Genial.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy