email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Francia / Suiza

Christophe Blanc • Director de Just Kids

"Es una especie de melodrama adolescente"

por 

- Christophe Blanc habla sobre su nueva película, Just Kids, centrada en un grupo de hermanos que deben lidiar con el luto y la libertad, y que acaba de estrenarse en los cines franceses

Christophe Blanc  • Director de Just Kids

Después de Une femme d’extérieur (2000) y Blanc comme neige [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(2010), Christophe Blanc presenta Just Kids [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Christophe Blanc
ficha del filme
]
, una exploración repleta de justicia psicológica e inventiva formal sobre la vida de unos hermanos que están de luto y se han quedado solos. El largometraje, producido por Blue Monday Productions, se estrena hoy en Francia a través de Rezo Films.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Qué te atraía de esta historia sobre unos hermanos que están de luto y se quedan solos?
Christophe Blanc: Es una historia bastante personal. Tenía muchas ganas de hacer una película sobre niños que se quedan solos tras haber perdido a sus padres. Yo viví algo similar y me tomé el tiempo necesario para tener la fuerza y la energía para hacerlo, pero sobre todo para encontrar en ángulo correcto e implicarme desde una cierta distancia para no dejarme atrapar por ciertas emociones. El hermano forma parte de la ficción porque yo no tengo hermanos. Se me ocurrió la idea de escindirme en dos personajes y contar la historia de un niño de 10 años que atraviesa un duelo y de un adolescente de 18-19 años que no acaba de aceptar las condiciones de la desaparición de su padre. Después, surgió la idea de un adulto joven que debe hacerse responsable de un niño, que tampoco era mi caso, aunque tenía una hermana más pequeña. He mezclado lo íntimo y lo real con la ficción. 

El centro de gravedad de la película cambia progresivamente de un hermano a otro hasta que el menor se convierte en el personaje principal.
Me interesaba revertir la relación. Al principio de la película, el mayor, Jack, es muy pragmático, quiere comprender su historia y actúa en consecuencia; mientras que el menor, Mathis, se mantiene al margen, como si estuviese asombrado. Hay un punto de inflexión, que es el sueño que se ve en la película y que conduce a Jack a un universo fantástico, mientras que el menor se emancipa a través de la fotografía. Me parecía interesante mostrar que el mayor, que se supone que debe allanar el camino y resolver los problemas, se deja arrastrar, mientras que el menor, que debe ser cuidado, encuentra una salida por sí mismo, por la fuerza de su curiosidad y de la vida que se crea para sí mismo.

¿Por qué añadiste un elemento policíaco?
Hay una especie de investigación, de búsqueda del padre. No era por cuestiones de eficacia de la narración, sino más bien para contar esa obsesión. Sin revelar lo que está aprendiendo, Jack llega hasta el final de su investigación y las respuestas que encuentra no son satisfactorias: siempre hay una falta, una frustración, y por eso cae poco a poco en el mundo fantástico. De hecho, los niños no buscan lo mismo. Jack, el mayor, mira hacia el pasado, investiga lo ocurrido; el menor invierte sin saberlo en un mundo mucho más creativo, más imaginario; y la hermana opta por un enfoque completamente distinto: da la espalda al pasado, no quiere hablar de ello. Sigo estos tres caminos: frente a un mismo acontecimiento, reaccionan de tres formas diferentes.

El tema del duelo también define lo que es una familia.
El hecho de que estos niños se encuentren sin adultos es como una explosión dentro de la familia extendida. Quería contar la historia de los hermanos, pero también las relaciones difíciles en una familia donde los adultos pueden fallar, aunque estén presentes, como en el caso del tío, por ejemplo. También quería hacer una especie de melodrama adolescente pero no como estamos acostumbrados a ver, ya que estos niños no sienten una fascinación particular por la muerte, ni se relacionan con el mundo de forma violenta: la tragedia cae sobre ellos y se ven obligados a enfrentarla.  

La película ofrece una gran variedad de decorados y de situaciones.  
Con un tema similar, podríamos haber hecho una película realista, cámara al hombro. Pero yo no quería hacer una película psicológica, aunque haya una parte mental. No quería hacer algo muy realista, sino tener libertad para trabajar porque respondía a los universos mentales que uno puede tener. Es cierto que los personajes están atravesando un estado psicológico, pero también tienen la energía, la vitalidad y el apetito de la juventud, y también quería que eso se reflejara en la forma.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy