email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LANZAROTE 2019

Maya Kosa y Sérgio da Costa • Directores de L'Île aux oiseaux

“Funcionamos por contradicción y eso es absurdo”

por 

- Maya Kosa y Sérgio da Costa presentan en la 9ª edición de la Muestra de Lanzarote su precioso documental L’Île aux oiseaux, una fábula ecológica y poética

Maya Kosa y Sérgio da Costa • Directores de L'Île aux oiseaux

Maya Kosa y Sérgio da Costa, directores de la producción suiza L’Île aux oiseaux [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Maya Kosa y Sérgio da Costa
ficha del filme
]
, no han asistido a la Muestra de Lanzarote, donde se ha proyectado el documental. Debido a sus convicciones ecologistas, prefieren no viajar en avión, pero han aceptado responder a las preguntas de Cineuropa vía internet.  

Cineuropa: ¿Qué es lo que os ha llamado la atención del fascinante mundo de los pájaros? ¿Por qué habéis decidido hacer una película sobre ese tema y cómo encontrasteis ese lugar, donde cuidan a los pájaros?
Maya Kosa: En 2013, vivíamos con unos amigos en una casa abandonada en un barrio residencial de Ginebra. Teníamos un gran jardín donde las plantas y los árboles crecían libremente, y eso atraía a muchos pájaros. Teníamos curiosidad por estos nuevos vecinos, de quienes no sabíamos nada, por lo que decidimos comprar una guía y unos prismáticos. Así fue como entramos en su mundo, bello y complejo. La idea de hacer una película surgió poco a poco en la misma época, como consecuencia del descubrimiento de un vencejo negro herido, en ese mismo jardín. Como no sabíamos qué hacer con esta pequeña ave migratoria, buscamos en internet un lugar donde pudiesen curarla. Gracias a ese pájaro, dimos con el Centro ornitológico y de rehabilitación de Genthod, situado al lado del aeropuerto de Ginebra.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Por qué habéis decidido usar la voz en off para la narración?
M.K.: La idea de la voz en off surgió desde el principio, pero tomó su forma definitiva a lo largo del proceso de montaje. Al principio, le preguntamos a Antonin, el personaje principal, si podíamos llevar un diario paralelo a su formación con Paul, el criador de ratas. Tenía que relatar su experiencia. No supimos lo que Antonin había escrito en ese diario hasta el principio del montaje y el contenido se alejaba bastante del personaje compuesto por las imágenes. No hemos mantenido sus textos. Sin embargo, como dijo Antonin, la escritura de este diario le permitió seguir interpretando al personaje fuera del rodaje y reforzarlo. La escritura era como sumergirse en su experiencia en el lugar. Cuando escribimos la voz en off, después del montaje, se conservó el empleo de la primera persona en la narración. Más allá de la experiencia íntima del lugar, había que camuflar una serie de informaciones sobre el funcionamiento del centro e integrar los elementos necesarios para la progresión del relato, como por ejemplo el vínculo entre Antonin y Paul, Antonin y Émilie, la veterinaria, o Antonin y la lechuza.

Matar para salvar y alimentar a otros… ¿En este planeta vivimos en una contradicción?
Sergio da Costa: La existencia de este centro ornitológico es una contradicción humana: sabemos todo lo que perjudica a los pájaros. Funcionamos por contradicción y eso es absurdo.

El miedo a la libertad, a salir de la zona de confort, es otro tema de la película. ¿Somos capaces de renunciar a la libertad por seguridad?
S.C.: Yo pienso que siempre estamos debatiéndonos entre sentimientos y deseos contradictorios. En nuestro interior, nos debatimos entre el interés y la voluntad. Cuando las amenazas son demasiado fuertes y nos falta confianza, tendemos a la seguridad. Para vivir en libertad, hay que ser fuerte o sentir que se forma parte de un entorno solidario y bondadoso. En la actualidad, quizás carecemos de bondad y de solidaridad.

¿Consideráis la película como una obra ecologista o preferís dejar que el público descubra sus múltiples capas y matices?
S.C.: Esperamos plantear preguntas al espectador, relacionadas con las diferentes capas temáticas de la película. Por supuesto, una de ellas es la ecología, que tratamos desde una perspectiva más filosófica que científica. La película es una especie de fábula ecológica que, esperamos, no traiga consigo un discurso cercano y que tenga la capacidad de provocar una crisis existencial en cada uno de nosotros.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también