email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2019 New Directors

Ignas Jonynas y Kristupas Sabolius • Director y guionista de Bailando entre la niebla

“Nuestro coreógrafo también fue de alguna forma guionista de la película, ya que escribió toda la coreografía de sentimientos de los dos personajes”

por 

- Hablamos con Ignas Jonynas y Kristupas Sabolius sobre su segunda selección en San Sebastián, Bailando entre la niebla, alrededor de temas como la masculinidad tóxica y la manipulación de los medios

Ignas Jonynas y Kristupas Sabolius  • Director y guionista de Bailando entre la niebla
(© Pablo Gomez)

Seis años después de presentar The Gambler [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ignas Jonynas
ficha del filme
]
en la sección Nuevos Directores del Festival de San Sebastián, los cineastas lituanos Ignas Jonynas y Kristupas Sabolius regresan al encuentro vasco con su segundo trabajo, Bailando entre la niebla [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ignas Jonynas y Kristupas …
ficha del filme
]
. Abordando un amplio abanico de temas con un estilo visual deslumbrante, la película es al mismo tiempo emocionante e intelectualmente estimulante.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Vuestra ópera prima recibió numerosos premios en distintos festivales internacionales. ¿Sentisteis presión a la hora de dirigir vuestro segundo largometraje?
Ignas Jonynas: Creo que cada película es valiosa en sí misma. Como artistas y personas simplemente intentamos encontrar la mejor manera de presentar nuestras ideas. Partimos de un concepto, algo que nos molesta o que podría ser interesante para la sociedad, y luego tratamos de encontrar la mejor manera de transmitirlo. Buscamos una forma entretenida de hablar con el público sobre ciertas cosas, así que al final la mayor presión viene de nosotros mismos.

Kristupas Sabolius: Normalmente dedicamos una media de cuatro años al proceso de escritura. Profundizar en un tema que es importante para nosotros nos ocupa todo el tiempo. Lo más difícil es encontrar un terreno común.

En la película, el productor del programa de televisión dice que “la gente quiere historias tristes con final feliz”. Si esto es verdad, vuestra película lo tendrá complicado con el público.
K.S.: En la película hablamos de falsas expectativas. Así es como funciona la televisión, creando la promesa de una falsa felicidad. El capitalismo también funciona así, intentando convencerte de que vas a ganar el premio gordo de la lotería y convertirte en millonario. Sin embargo, en el 99% de los casos no sucede eso. Simplemente permanecemos atrapados en esta burbuja mediocre, que no es trágica ni gloriosa. Los griegos descubrieron el valor de las tragedias como una exageración. Es importante acabar con las falsas expectativas para comprender mejor hacia dónde nos llevan.

Habéis filmado la naturaleza de una forma pura y sagrada, al contrario que a los personajes humanos. ¿Cuál era vuestra intención?
I.J.: A través de la naturaleza queríamos presentar la dimensión salvaje del ser humano, en oposición a la espiritualidad que mostramos a través de la religión. El problema es cómo equilibrar ambas realidades, que se entrelazan a lo largo de la película.

K.S.: En cierto modo la naturaleza es sagrada, y existe una conexión entre esta y la danza. Si lo piensas, el baile tiene dos dimensiones: una que se puede ver y otra interior, que solo puedes sentir. Creemos que es una buena forma de hablar sobre la verdad. La naturaleza, para nosotros, representa una verdad invisible, porque no puedes ver su dimensión "real". Podemos observar imágenes preciosas de plantas y animales, pero en el fondo es algo mucho más salvaje y genuino. No hay mentiras en la naturaleza.

¿Cómo preparasteis la coreografía? ¿Los actores son bailarines profesionales?
I.J.: Fue complicado. Los personajes de la película presentan muchas capas y, a través del movimiento, vemos muchas cosas sobre ellos que no se pueden fingir. El actor principal [Dainius Kazlauskas] fue mi compañeros de clase, y sabía que era bailarín profesional. Pero de esto hacía 25 años, así que tuvo que entrenar mucho. Tuvimos dos meses de ensayos muy intensos y fue un auténtico desafío para él. Por otra parte, la actriz que interpreta a la bailarina [Paulina Taujasnkaité] tenía algo de experiencia en ballet. No era profesional, pero había estado involucrada durante años. En ese sentido, nuestro coreógrafo fue extremadamente importante para ayudarles en el proceso.

K.S.: De hecho, nuestro coreógrafo también fue de alguna forma guionista de la película, ya que escribió toda la coreografía de sentimientos de los dos personajes. Intentamos plasmarlo en el guión, pero es imposible expresar la química del baile con palabras. Es algo muy sutil.

Uno de los personajes encuentra consuelo en la religión, mientras que el otro descubre una nueva vida en los programas de televisión. ¿Se han convertido los medios de comunicación en otro tipo de dios?
I.J.: Creo que sí. Las imágenes en general son un nuevo dios, porque vivimos rodeados de ellas. Dependemos mucho de las imágenes, basta con echar un ojo a las redes sociales y ver cómo se presentan allí las personas. La gente puede estar completamente deprimida, pero aún así presumen de tener vidas impresionantes todo el tiempo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy