email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2018 Semana Internacional de la Crítica

Andreas Goldstein • Director

“Aunque he visto cuáles son los problemas, aún creo en el socialismo”

por 

- VENECIA 2018: El director alemán Andreas Goldstein nos lleva hasta 1989 con Adam & Evelyn, un breve retrato sobre la caída del muro de Berlín

Andreas Goldstein • Director
(© Settimana Internazionale della Critica di Venezia)

Temprano aquella noche del 9 de noviembre de 1989, el escritor Ingo Schulze se durmió en su casa de Altenburgo en la que era la República Democrática Alemana. Cuando se despertó, el muro de Berlín había caído. En varias ocasiones, sus obras trataron sobre el día a día en la República, con escaso o ningún tipo de implicación en la agitación política. En la novela Adam & Evelyn, seguimos a una joven pareja procedente de un típico pueblo de la República durante la segunda mitad del 1989, que hace planes para sus vacaciones de verano, tiene riñas de enamorados, hace las paces y sigue adelante. Su historia ha sido llevada a la pantalla en Adam & Evelyn [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Andreas Goldstein
ficha del filme
]
 dirigida por Andreas Goldstein, conocedor de primera mano de lo que ocurrió allí en esa época, o de lo que no ocurrió, según sea el caso. La película se está proyectando en la Semana Internacional de la Crítica de Venecia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Existe un buen número de películas que retratan la vida en la República Democrática Alemana y una cantidad considerable que trata la caída del muro de Berlín. Tu adaptación de la novela de Ingo Schulze es una historia muy diferente en comparación.
Andreas Goldstein:
 Mi firme intención era hacer algo diferente. Muchos de los relatos históricos en algunas películas están muy dramatizados con, por un lado, la búsqueda de la libertad y, por otro, la represión del estado. En realidad, claro está, las cosas eran mucho más complejas, lo que debería resultar evidente en este retrato. El espíritu de la novela de Schulze es el comportamiento lacónico en gran medida de los personajes, lo que era muy importante para mí. Están en su mundo privado y los acontecimientos históricos se cruzan en sus vidas solo de manera ocasional.

Como cuando vemos a Evelyn tirada en la cama mientras el locutor de la radio informa de las masas de gente que se dirigen al oeste de Berlín. Por supuesto, no todo el mundo estaba en la calle ese día; bien podían haber estado en casa con una taza de café, haciendo algo trivial…
Como yo. El día en que el muro de Berlín cayó, yo estaba en mi casa, en Berlín. Estaba viendo la televisión y mi sensación fue que aquello, con seguridad, había sido preparado de algún modo. No salí a la calle durante los siguientes tres días.

La película tiene un estilo muy especial, casi atemporal en su libertad; y, aun así, se nota en qué época y periodo se encuentra.
Era importante darle el estilo de la época, pero a la vez no queríamos usar los accesorios típicos de la época, esos elementos esteriotipados de la República, como los pepinillos de Spreewald y cosas así, que realmente no dicen nada sobre ese tiempo ni sus sensaciones. Queríamos eliminar esas imágenes totalmente del mapa.

Como hemos comentado, ha habido una ola de películas sobre esta época a lo largo de las últimas dos décadas. ¿Qué impresión te han causado?
Como decía, me parece que los conflictos se han reducido mucho. Y siento que muchas de ellas son argumentos para defender al sistema capitalista, un sistema que sufre una gran crisis actualmente. ¿Y qué mejor cabeza de turco que la República Democrática Alemana? Aunque he visto cuáles son los problemas, aún creo en el socialismo.

¿Cambió tu vida cuando cayó el muro de Berlín?
No sabría decirte. Yo era un estudiante, el típico adolescente, y aún no había entrado en el mundo de los adultos teniendo que ganarme la vida. Sin embargo, recuerdo la escuela de cine en Postdam en 1991, y cómo la República aún seguía muy viva allí. La estructura era muy autoritaria.

Adam & Evelyn es tu ópera prima. ¿Qué has estado haciendo todos estos años?
He estado trabajando en producción para ganarme la vida. Hice un corto hace 12 años que estuvo aquí en Venecia, y ahora siento que me estoy expresando realmente con este largometraje. Estoy rodando también un documental sobre mi padre, que era un funcionario de la República. Nació en la época del Kaiser y vivió la de Weimar, los nazis, la República Democrática Alemana y la caída del muro de Berlín. No se sorprendió en absoluto. Se dio cuenta de que aquello ya no funcionaba.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Cynthia Triviño)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy