email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Lola Randl • Guionista/Directora

Abandono y asombro

por 

- La directora y guionista alemana Lola Randl habla de su trabajo y da detalles sobre su vida personal y sus proyectos de futuro

Lola Randl • Guionista/Directora

Alta, de penetrantes ojos grises, Lola Randl (foto) se ha mudado recientemente a “una casa muy grande en un decadente pueblo prusiano” en Uckermark, una región histórica en el noreste de Alemania. “La gente del lugar se muestra casi amistosa y siempre me ha gustado vivir en el campo”, explica. “Allí la gente no habla todo el tiempo de sus proyectos. No hay supermercados, ni cafeterías, ni lavanderías ni gente que se pase el día con sus ordenadores o móviles”, agrega. 

¿Dejar todo atrás o escapar de ello? “¡Ambas cosas!”, dice Randl. “Tengo un carácter inquieto y pensé que mudarme podría calmarme. Pero sé que no he resuelto el problema; tan sólo lo he pospuesto”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Para Randl, sus películas, que escribe y dirige, “tienen mucho que ver” con ella. “No pertenezco a ninguna escuela en concreto y seguir una fórmula no es lo mío. Tengo que hacer lo que sé. De las dos cosas, prefiero escribir. Es más difícil, pero más interesante”.

En cuanto a su método de trabajo, Randl no hace storyboards: “Sé cómo tiene que salir, incluso si para ello tengo que cometer once errores en el proceso. A veces los descubro en posproducción, lo cual puede ser muy doloroso”. Luego, confiesa: “Siempre tengo problemas cuando mis películas están terminadas. ¡Es como si mi deseo fuese quererlas más! A veces llego a odiar y rechazar lo que acabo de hacer. Me resulta muy difícil decir cosas positivas sobre mis películas”. 

De vuelta a Berlín tras la posproducción de The Invention of Love [+lee también:
tráiler
entrevista: Lola Randl
ficha del filme
]
, subraya que “el montaje es tremendamente importante” para ella. “Participo en toda la postproducción. ¡Me deprimo cuando termina, ya que entonces no puedo cambiar nada!” ¿Cambios de humor? “Sí, a veces estoy eufórica; otras, muy deprimida. Cuando ruedo, estoy haciendo el montaje en mi cabeza, pero cuando estoy en la mesa de montaje tengo otra cabeza. Hay mucho de cooperación, en cualquier caso. Trabajo mucho con Andreas Wodraschke, una persona muy creativa”. 

Desde el punto de vista visual, las películas de Randl “no son realistas, sino obras de ficción. Quiero intentar cosas, probar emociones. Y el público debería sentir lo mismo. Pero no es realidad; es irreal. Tienes que dejarte llevar por el juego”.

Durante el rodaje de The Invention of Love, Maria Kwiatkowsky, la actriz protagonista, fue hallada muerta en su casa de Berlín. Randl se vio afectada por la tragedia no sólo desde el punto de vista profesional, sino también personal.

“He trabajado en la película durante cinco años”, dice. “Empecé a hacer ensayos para el papel de la chica. Tardaba mucho tiempo y comencé a inquietarme. Al final cogí una muy buena. Entonces elegí al chico y éste me recomendó a Maria. ¡Encajaba a la perfección! Tuve que quitar a la primera. Maria era perfecta. Era como era, siniestra para todos”. Su muerte dejó a Randl con “mitad de la película, que ni siquiera estaba hecha en orden cronológico”. Entonces, ¿qué hizo? “Nunca pensé en utilizar a otra actriz. La decisión de terminarla fue fácil, pero hacerlo... Sigo sin estar segura de cómo describirla: ¿una película dentro de una película? Estoy deseando ver si la gente consigue entrar en ella”. 

Randl explica: “La cosa más rara es que cuando has perdido tu proyecto, estás sola y tienes que empezar de cero. Me gusta trabajar con gente, así que el cine me da la oportunidad de hacerlo. La dirección es perfecta para mi. Trabajo con gente, pero desde una cierta distancia”. 

Actualmente está “trabajando en varios proyectos”, como la comedia Schnick Schnack Schnuck (equivalente alemán del juego de piedra, papel o tijera), que aún tiene que escribir. Randl habla de varios proyectos más, uno de los cuales es una serie de televisión en el que dos “berlineses” se van a vivir al campo en busca de “la vida de verdad”. “Pero hay mucho trabajo que hacer antes de ello”, concluye.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy